En el debut de Instituto como local ante Sarmiento, la filial de San Nicolás que lleva su nombre paseó una bandera, ante el aplauso de los cuatro costados del Monumental.


Instituto volvió este jueves a su casa, para el partido con Sarmiento por la segunda fecha de la Primera Nacional. Y Alta Córdoba fue también una casa para Héctor Rivoira.

Por eso el Chulo recibió un cálido homenaje en el Monumental, por su fallecimiento el pasado 14 de agosto.

La filial Chulo Rivoira, de Villa San Nicolás, pasearon una bandera por el campo de juego antes del partido, y el equipo Albirrojo posó para la foto. Para un recuerdo inolvidable y al grito de “Olé, olé, olé… Chulo, Chulo”.





Comentarios