Hace un año fue detenida en Unquillo, tras denunciar que le robaron a la beba en el hospital. Aguardará el juicio en libertad. Sospechan de un trasfondo violento.


Dayana Gorosito, la joven detenida desde hace un año por el crimen de su beba recién nacida en Unquillo, fue liberada ayer y esperará en libertad el juicio por “homicidio calificado por el vínculo”.

En la causa sigue detenido, con la misma acusación, el marido de Gorosito, Luis Oroná. La decisión de la fiscal de Instrucción Mercedes Balestrini (de liberar a la mujer) da lugar a los reiterados reclamos de organizaciones sociales que sostiene que Dayana fue víctima de violencia de género, y que fue su pareja el responsable directo de lo que ocurrió con la bebita.

 Sucede que Dayana está imputada por el crimen por “omisión”, que implica que no lo evitó, aunque en principio no sería autora material del hecho. De todas maneras sigue imputada y llegará en libertad al juicio, que todavía no tiene fecha de inicio.

“El Estado, por medio de su brazo judicial, sigue victimizando a Dayana en lugar de buscar reparar las múltiples violencias de las que ha sido objeto”, aseveraron miembros de la “Mesa de Trabajo Libertad para Dayana”.

 “La acusación se basa en primer lugar en asumir que ella sabía que Oroná pensaba dejar morir a la nena, cosa que no surge de ningún lado; y en segundo lugar en que no hizo nada para impedirlo, desconociendo la situación previa de violencia y el estado puerperal o de parto en el que ella estaba”, manifestaron.

Denuncia falsa. Todo comenzó hace un año con el ruidoso reclamo de familiares de Dayana en el Hospital de Unquillo, donde, aseguraban, les habían robado el bebé que la chica acababa de dar a luz.

Poco después se descubrió que eso no era cierto, y que el cadáver de la bebita estaba oculto en un ropero en la casa de la pareja.




Comentarios