La futbolista del Sporting Huelva anotó el gol con el que la Selección clasificó a Francia 2019. Anotó el segundo y el tercero en el empate en 3 ante Escocia.


Su beso al escudo de la casaca albiceleste, tras el gol que le dio la clasificación a Argentina a un Mundial después de 12 años, quedó en la memoria de todos.

Es una de las abanderadas del seleccionado nacional que el lunes 10 de junio, ante Japón (una de las potencias), consiguió el primer punto en una Copa del Mundo.

Florencia Bonsegundo.

Florencia Bonsegundo es cordobesa y comenzó a jugar al fútbol a los seis años en Morteros.

Este miércoles, metió el segundo gol de Argentina clave para la remontada ante Escocia y no pudo contener el llanto.​

Luego, en un final para el infarto, Florencia metió de penal el tercero para el empate en 3 ante la selección escocesa.

Fue después de una polémica jugada revisada por VAR y que determinó el tiro desde ese punto.

El primer intento lo erró, pero el mismo sistema determinó que la arquera estaba adelantada. Volvió a patear y lo convirtió.

Bonsegundo es la primera jugadora de fútbol femenino de la historia en la Argentina en convertir un doblete en una competencia mundial.

Su historia. La inexistencia de una liga femenina la obligó a dejar la competencia a los 13, pero jamás desistió de perseguir su sueño. Dos años más tarde volvió a jugar y fue convocada a la Sub 17. Allí comenzó su idilio con la selección; nunca dejó de vestir la casaca albiceleste, la misma a la que le estampó un beso después de convertir el gol que depositó a Argentina en Francia 2019. 

En 2011 llegó a la Primera División del Fútbol Femenino Argentino. Jugó en Huracán y en 2013 pasó al UAI Urquiza. Fue campeona con el Furgón de Villa Lynch en 2014, 2016 y 2018 y obtuvo el tercer puesto en la Copa Libertadores Femenina de 2015. En 2018, después de una gran actuación con la Selección Argentina en la Copa América, se convirtió en jugadora del Huelva español.

La mediocampista debutó en la Selección en 2014; disputó los Juegos Panamericanos Toronto 2015, Copa América 2014 y 2018. 

Ella misma se define como una jugadora de mucho carácter, que nunca baja los brazos ni da por perdida una pelota. Entre sus habilidades se destacan el remate de media distancia y la habilidad para generar circuitos de juego. Admira a Lio Messi y está cumpliendo su sueño: jugar un Mundial con la Selección Argentina. Pero seguramente seguirá haciendo historia en el fútbol femenino argentino.






Comentarios