Se realizan pulverizaciones aéreas sobre zonas de los departamentos Tulumba y Río Seco. La plaga mata animales y provoca pérdidas a los productores. 


A raíz de la proliferación de mosquitos que afecta a zonas de los departamentos Tulumba y Río Seco, en el norte provincial, la Provincia comunicó que se dispuso el envío de aeronaves para la pulverización aérea en zonas específicas, y también la entrega de repelentes y larvicidas en las poblaciones de las inmediaciones.

En lo que corresponde a las áreas rurales, el día viernes un avión realizó un vuelo de aplicación de cipermetrina, el producto que se utiliza en este tipo de casos, en tanto que este jueves una segunda aeronave sobrevoló la región para hacer lo propio. 

Además, desde esta última dependencia sanitaria se llevó a cabo una tarea de control de los mosquitos en las zonas urbanas, también con aplicación de productos para el combate de la plaga; completando el cronograma de tareas, otra de las acciones fue la distribución de repelente y larvicidas entre los habitantes.

Las zonas sobre las que se está realizando la cobertura incluye las localidades, parajes y zonas de Rosario del Saladillo, La Rinconada, Campo Alegre, Pozo Hondo e Isla Verde.

“Se trata de un fenómeno inusual, que se desarrolló producto de tres factores que se unieron: temperaturas un tanto elevadas para la época, alto porcentaje de humedad debido a la acumulación de agua en algunas zonas por los excesos hídricos, y pastizales crecidos. El ciclo de este insecto es de aproximadamente unos cuatro días, de manera que más allá de las aplicaciones que estamos realizando, vamos a seguir monitoreando la situación en las próximas jornadas”, manifestó Olden Riberi, secretario de Ganadería.






Comentarios