El juez Criado consideró, igual que la Fiscalía, que había peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación.


Se desarrolló en Esquel una audiencia donde se puso en consideración la situación de Cristian “Mai” Bustos, quien ya posee una condena a prisión perpetua –que no está firme- por el asesinato de su hijo de 9 meses y ahora debe ser juzgado por el homicidio del policía “Tito” Roberts. Bustos asistió a la audiencia, donde hubo presentes familiares del efectivo, por videoconferencia ya que se encuentra alojado en el Instituto Penitenciario ubicado en la Ruta 3 entre Puerto Madryn y Trelew.

Operativo de arribo de Mai Bustos.

El fiscal Fidel González pidió que el acusado permanezca en prisión preventiva hasta el juicio oral y público. Lo fundamentó en el prontuario de “Mai”: se fugó de la Comisaría de Corcovado en 2007; dos años más tarde asesinó a un agente que intentaba recapturarlo y dejó herido a otro -Luis Cañumir-; y permaneció prófugo en Chile con una identidad falsa hasta que resultó capturado. “De estar en libertad Bustos, podría destruir, modificar o falsificar elementos de prueba o influir en la declaración de los testigos”, consideró González.

Mai Bustos.

El juez, Jorge Criado, coincidió con lo expuesto por la Fiscalía. De esta forma, dictaminó que Bustos tendrá que permanecer en prisión preventiva hasta el juicio oral y público.




Comentarios