La intendente se refirió a la situación que atraviesan los habitantes por la crecida de los ríos. 


Las tormentas que cayeron en el territorio catamarqueño durante el último fin de semana provocaron diversos problemas en varias localidades y Fiambalá fue una de las más afectadas e incluso quedaron pueblos aislados por la crecida de los ríos.

Defensa Civil municipal en conjunto con la intendente Roxana Paulón buscaron cruzar en camionetas el río para porder arribar a los pueblos de la Herradura Norte, pero les fue imposible. 

“La situación está muy complicada, la única manera de hacer llegar asistencia fue formando cadenas humanas dentro del cauce de los ríos y llegar con agua, bolsones con alimentos y nylon”, comentó la jefe comunal.

“No pudimos llegar como era nuestra intención. Entonces nos vimos obligados en meternos dentro del agua sujetados por sogas y así hacer pasar los elementos a los delegados municipales. La gente está sin agua apta para consumo porque las tomas de agua están sin funcionar debido a las fuertes crecidas que llevan muchos días y no cesan”, añadió y cerró en diálogo con El Esquiú.






Comentarios