El delito del que se lo acusa ocurrió en 1997 y la denuncia en su contra fue realizada en 2018.


La justicia catamarqueña rechazó el pedido de prescripción interpuesto por la defensa del sacerdote Moisés Pachado, imputado por el delito de abuso sexual.

“La fiscalía rechazó el pedido de prescripción de la causa basándose en normas supranacionales como el tratado de Belem do Pará, suscripto por nuestro país en Brasil hace varios años”, dijo el abogado defensor, Roberto Mazzuco.

Y continuó: “Nosotros nos opusimos a esa resolución del fiscal manteniendo los argumentos que dimos en su momento, con el objetivo de que el planteo sea revisado por el juez de control de garantías”.

“Estamos convencidos de que se trata de un delito prescriptible y que tiene que hacerse lugar a nuestro pedido, si es necesario recurriendo a la Corte de Justicia de la Provincia o a la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, afirmó Mazzuco.

Pachado fue denunciado en la Fiscalía de la Tercera Circunscripción Judicial de Belén en diciembre de 2018 por Ingrid Figueroa Cruz de 31 años, quien aseguró haber sido abusada por el sacerdote “en varias oportunidades” en 1997 en la localidad de Hualfin, cuando ella tenía 9 años.




Comentarios