Fue advertido por turistas que estaban en la zona. La policía les hizo un sumario a los padres del niño.


Una pareja de Traslasierra dejó a su hijo encerrado en su vehículo y se fue a pasear por la plaza de Cura Brochero. La policía les labró un sumario.

De acuerdo a lo que trascendió, el episodio –que ocurrió en la noche del jueves- fue advertido por turistas que escucharon llorar a un niño en el interior de una Renault Kangoo.

Al tiempo que le daban aviso a las fuerzas de seguridad, uno de ellos quitó uno de los vidrios de la puerta trasera del vehículo. Allí observó que en el asiento trasero se encontraba un bebé. Inmediatamente, un agente se hizo cargo del niño y lo trasladó hasta la comisaría, donde fue revisado por el médico policial.

Minutos más tarde, los padres de la criatura se presentaron en la dependencia policial, donde fueron notificados de la apertura de un sumario a tenor del artículo 56 del Código de Convivencia (vehículos con niños en su interior).






Comentarios