El boleto del subte de la ciudad de Buenos Aires aumentará 21,42% y pasará a costar $25,50 a partir del próximo viernes 19 de marzo, en el marco de la actualización aprobada por el Gobierno porteño en una audiencia pública el mes pasado.

Mediante la Resolución 3387/21 publicada este viernes en el Boletín Oficial de la ciudad, se aprobó la actualización de la tarifa del subte que pasará de $21 a $25,50, mientras que el premetro pasará de $7,50 a $9,10.

Los aumentos de subte están programados en dos etapas: la primera el viernes próximo y una segunda el domingo 18 de abril, que llevará el boleto a $30 en el caso del subte y a $10,70 en el del Premetro.

Aumenta el boleto del subte. (Web)

Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) indicó que la actualización, que fue aprobada en la audiencia pública del pasado 23 de febrero, “es necesaria para garantizar el mantenimiento y correcto funcionamiento del servicio”.

“La tarifa actual está calculada sobre costos de explotación de 2018”, agregó, y subrayó que “en dos años, esos costos se incrementaron un 68%” a lo que se suma un “fuerte descenso de pasajeros”.

“Durante los primeros meses de la pandemia, se llegó a registrar un 3% de los viajes habituales, y actualmente representan aproximadamente el 20% del año anterior”, detalló Sbase. En este contexto, siguen vigentes los pases, abonos y los beneficios para pasajeros frecuentes.

Continuará vigente el descuento de la Red SUBE y el beneficio para pasajeros frecuentes, que prevé que mientras más viaje el usuario se le aplican automáticamente descuentos de 20%, 30% y 40% una vez que se superen los 20, 30 o 40 viajes mensuales, respectivamente.

Además, seguirán en curso los pases para jubilados y pensionados, y para personas con discapacidad, trasplantadas y en lista de espera -todos ellos pueden viajar gratis-, el boleto estudiantil -que también es gratuito-, y los abonos social, maestro y estudiantil, para alumnos de escuelas secundarias y terciarias.

El abono social está destinado a beneficiarios de planes sociales administrados por el gobierno porteño, del programa Ciudadanía Porteña; beneficiarios del Plan Jefes y Jefas de Hogar; personas en situación de desempleo crónico o recurrente; y quienes acrediten poseer ingresos familiares que se encuentren por debajo de la canasta básica familiar que publica el Indec.

También incluye a personas que acrediten encontrarse en situación de indigencia; beneficiarios del subsidio por la tragedia de Cromañón; excombatientes de Malvinas; aquellos grupos identificados por normas vigentes de la Ciudad con necesidades especiales o en situación de alta vulnerabilidad social.

Con información de Télam.