A nivel nacional superan los 6.000, que perfilan al 2018 como uno de los años más "calientes" de la década.


Más de 900 piquetes en lo que va del año. Esa es la cifra a la que llegó Diagnóstico Político, una consultora que viene midiendo el fenómeno desde 2009. Cuando comenzaron a auditar el número de manifestaciones, no había tantas, pero en 2012 esta práctica se disparó y hubo un pico en 2014, con 6.805 piquetes en todo el país. En 2017, en cambio, hubo apenas 5.221, y este año todo parece indicar que superarán los 6.000.

Por supuesto, el lugar con mayores protestas es la Ciudad de Buenos Aires. Según explican en la consultora, se trata de “datos recopilados a partir de un relevamiento diario sobre una base de más de 200 medios de comunicación de la Argentina, del orden nacional, provincial y municipal; impresos y digitales. Se considera ‘piquete’ a toda interrupción total o parcial de una vía pública en el marco de una protesta o reclamo, independientemente de su duración y relevancia en materia de tránsito y conectividad. Se toman de igual modo bloqueos a autopistas, rutas nacionales, provinciales y locales, caminos rurales y otras vías públicas”.

Patricio Giusto, politólogo y director de Diagnóstico Político, advirtió que “la Ciudad fue desbordada por protestas de las organizaciones sociales. Sacando la violenta jornada en la cual se debatió el proyecto de Presupuesto 2019 en la Cámara de Diputados de la Nación, las principales calles de Buenos Aires fueron desbordadas en varias oportunidades por protestas de organizaciones sociales kirchneristas y de izquierda”.

Miles de personas se reunieron el 23 de octubre en la plaza del Congreso, para mostrar su rechazo al proyecto de Presupuesto para 2019. Crédito: EFE/Carlota.

Y agregó que “los mensajes de las protestas apuntaron contra la política económica del Gobierno, pedido de aumento de planes y asignaciones sociales y rechazo al acuerdo con el FMI. Hubo movilizaciones, acampes y piquetes con ollas populares que tuvieron como puntos de concentración preponderantes el Congreso Nacional y la Avenida 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Fuera del Congreso también hubo protestas de trabajadores de la CTA autónoma, mineros provenientes de Río Turbio, agrupaciones de aborígenes y movimientos de género, entre otros”.






Comentarios