Los hermanos paraguayos le regalaron un celular robado en la escena del crimen a su mamá y fue clave para encontrarlos.


Los dos hermanos de nacionalidad paraguaya que están detenidos acusados de ser los autores del crimen del colectivero Leandro Alcaraz en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, fueron identificados porque le regalaron a su mamá un celular que le robaron a una testigo cuando escapaban del lugar del homicidio.

Según informó Telam, ambos acusados quedaron ayer más complicados a partir de una pericia balística que determinó que un viejo revólver calibre 38 secuestrado en la casa de su padre es el arma que se utilizó para cometer el asesinato.

Fuentes policiales indicaron que los acusados tienen 22 y 18 años, pero el más chico tenía 17, y por lo tanto era menor, cuando el 15 de abril se cometió el homicidio de Alcaraz, y por ello la identidad de ambos se mantiene en reserva.

La clave de la investigación para llegar a estos nuevos imputados -la causa tuvo al menos otros cuatro detenidos-, fue un teléfono celular que los asesinos de Alcaraz le robaron a una mujer que estaba en la calle cuando bajaron del colectivo para escapar luego de concretar el homicidio.

Según las fuentes judiciales, ese celular se activó con una nueva tarjeta SIM con otra línea telefónica, lo que dio origen a escuchas telefónicas, entrecruzamiento de llamadas y mensajes y rastreos que terminaron con la detención de la mujer que tenía el aparato, quien quedó imputada de encubrimiento agravado.

Esa mujer es la madre de los dos jóvenes paraguayos que fueron detenidos el 2 de octubre, tras una serie de diez allanamientos realizados en distintas localidades del conurbano, como José C. Paz, Monte Grande, Rafael Calzada, Villa Transradio y González Catán.

Uno de esos procedimientos se llevó a cabo en la casa del padre de los imputados y allí se encontró escondido el revólver calibre 38 que las pericias ayer confirmaron como el arma homicida, por lo que el hombre también fue aprehendido por encubrimiento agravado.

El fiscal de la causa, Emilio Spatafora, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Responsabilidad Penal Juvenil de La Matanza, ya logró que el juez de Garantías de la causa le dictara en una audiencia oral la prisión preventiva al hermano que era menor al momento del hecho, mientras que prepara su pedido para que el de 22 años también quede procesado y detenido.

En la causa hubo otros detenidos que siempre negaron su participación en el hecho y serían inocentes de acuerdo a esta nueva hipótesis con los hermanos paraguayos como presuntos autores.

Según las fuentes judiciales, algunos ya fueron liberados por falta de pruebas y otros recuperarán la libertad en las próximas horas por un pedido de sobreseimiento del fiscal.

Familiares y amigos de Leandro Alcaráz piden justicia

El crimen del colectivero fue cometido cerca de las 17 horas del domingo 15 de abril último, cuando Alcaraz conducía el interno 103 de línea 620 y al llegar a una parada situada en Santiago Bueras y Concordia, en dicha localidad de La Matanza, fue asesinado de un balazo en el tórax y otro en el cráneo.

Al parecer, el asesinato fue cometido luego de una discusión que mantuvo con un pasajero que no tenía carga en la tarjeta SUBE y quien llamó a otro para que concretara el homicidio.




Comentarios