Un ladrón recibió un disparo en una pierna y fue detenido. Sin embargo, sus dos cómplices siguen prófugos.


Este miércoles por la noche tres ladrones ingresaron a robar en una cervecería del barrio porteño de Constitución y, dentro de ella, casualmente estaba sentado un policía con el que protagonizaron un fuerte tiroteo.

Ni bien entraron los sospechosos al local, un bombero de la la estación 10 de Lugano, que además trabaja como Policía de la Ciudad y portaba su arma reglamentaria, se identificó y les dio la voz de alto. Pero los delincuentes no tenían intenciones de rendirse fácilmente y respondieron a los tiros.

Si bien el tiroteo duró segundos, ese tiempo alcanzó para dejar rastros tanto dentro como fuera del local: en la calle quedaron más de 10 vainas servidas.

Durante el intercambio de disparos, el bombero hirió en la pierna a un ladrón, de 28 años, que luego fue detenido por personal de la Policía de la Ciudad.

En primera instancia, el maleante fue trasladado al hospital Argerich con custodia policial. Sus dos cómplices se dieron a la fuga con el arma del compañero baleado.




Comentarios