A un año del accidente, donde murieron tres personas, se dio a conocer un escrito de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil.


A un año de la tragedia en el Delta del avión Mitsubishi que cayó el 24 de julio de 2017 en un pantano se dio a conocer un informe de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac) que dio el resultado de la investigación que titula “pérdida de control en vuelo”.

En el accidente, donde murieron los tres ocupantes de la aeronave, había despegado a las 17.24 del 24 de julio del Aeropuerto Internacional de San Fernando con destino a Las Lomitas, Formosa. 

Tras 6 minutos de vuelo, se perdió el contacto con el avión y fue hallada un mes después, el 19 de agosto a las 20.38, en la confluencia de los ríos Barca Grande y Paraná Guazú.

“Las circunstancias y condiciones presentes en el accidente sugieren una situación de elevada carga de trabajo en la cabina de vuelo debido a las condiciones operativas prevalecientes, con potencial de ocasionar la pérdida de control en vuelo”, sostienen los especialistas en el informe.

Y detallan que:  el piloto contaba con pocas horas de vuelo instrumental en el marco de un clima de capas nubosas; de un mal funcionamiento del dispositivo que transmite la señal del avión y en un contexto donde los radares principales no detectaron, lo que llevó a una confusión en los diálogos entre el piloto y los operadores.

El informe completo:

Informe final de la Tragedia del Delta. by Clarin.com on Scribd

En el bimotor turbohélice viajaban Ronzano, de 31 años; su copiloto Facundo Vega, de 25; y Matías Aristi, de 37, hijo del dueño de la empresa Aibal SA, propietaria del avión. Todos murieron en el accidente.




Comentarios