Según fuentes con acceso al expediente, el resultado preliminar de la autopsia al cuerpo de Joaquín Martínez determinó que no presentaba lesiones externas y que la causa de la muerte fue "congestión y edema pulmonar y un edema encefálico difuso".

El joven de nacionalidad paraguaya tenía 21 años. Murió el jueves pasado sentado en el piso, debajo de un árbol de la plaza Unidad Latinoamericana, de Palermo, tras salir de su casa para ir a la facultad.

En el informe preliminar de la autopsia consta que el cadáver "no presentaba lesiones externas visibles, salvo un pinchazo en el codo" que, según los familiares de la víctima, fue porque "le habían extraído sangre" para un estudio unas 48 horas antes.

Joaquín César Martínez (derecha), el joven que apareció muerto en una plaza de Palermo.

Los investigadores están tratando de reconstruir la última hora y media de vida de Joaquín: a las 18.45 salió de su casa, en Cabrera al 4000, y a las 20.15 fue declarado muerto por una médica del Same. Entre el domicilio y el lugar del hecho hay sólo cuatro cuadras de distancia.

A través de la difusión del caso, los padres tratan de que aparezcan testigos. En el lugar donde apareció el cuerpo no se encontraron rastros de agresión alguna, aunque había trascendido que tenía un golpe en la cabeza.

Otro dato particular, que también se investiga para chequear si tiene algún tipo de relación con la muerte de Joaquín, es la desaparición de su hermana, Sara, que pasó 48 horas fuera de su casa.

Los padres de Joaquín Martínez no tienen certezas sobre la muerte de su hijo.

El día de la desaparición de la chica, Joaquín fue encontrado por la policía, desvanecido por una intoxicación alcohólica, frente a un supermercado de Avenida Santa Fe al 3700. La chica, de 14 años, regresó sana y salva.

Junto al cuerpo también se encontró un vómito del que se espera el resultado de los estudios, como así del plexo de análisis toxicológicos complementarios a la autopsia.