Rawayana, una fiesta de reggae y pop para ganarle a la crisis



La banda venezolana atrapa con su ritmo caribeño y se abren paso a una gira por más de 30 ciudades. (de La Razón)

Por Santiago Puddington 

En una Buenos Aires que vibra con un intenso ritmo marcado por grandes shows y festivales musicales también hay una enérgica movida algo más pequeña pero igual de fervorosa. Rawayana pasó por La Trastienda el año pasado y muchos están conociendo al grupo al leer estas líneas, sin embargo ese fue el primer paso que encendió la llama del grupo por estas tierras. El sábado, desde las 20, estarán de regreso con un show en Palermo Club (Jorge Luis Borges 2450), pero ahora con las espaldas mucho más anchas por su nominación a los Latin Grammy y por lo que fue aquel debut, donde no esperaban encontrar tanta pasión. “Tuvimos un primer encuentro muy emocionante, sobretodo porque no estábamos seguros de cuán encendida estaba la gente en Buenos Aires con la banda hasta que tocamos”, recuerda Andrés Story, baterista del grupo que llega con su último disco “Trippy Caribbean”. “Ahora que volvemos sabiendo que hay cierta conexión, nos daremos el lujo de tocar un set mucho más extenso y variado. Sobre todo en agradecimiento a quienes están pendientes de la banda”, anticipa.

La referencia inmediata que aparece al escucharlos es IKV o la ascendente Lo pibitos, por esa mezcla festiva de funk, pop, reggae y algo de rock, que les valió la nominación como “Mejor Artista Nuevo” en los Latin Grammy. “Venimos de un proceso de mucho trabajo donde a veces cuesta tener perspectiva de si nuestras obras están siendo bien recibidas y esta nominación cobra importancia para nosotros sobretodo porque entendemos que es simplemente el reflejo de que hay un público creciendo que esta conectando con el proyecto y eso nos entusiasma mucho”, opina Story que llegó al grupo, que ya tiene una década de historia, en 2013.

Viven un gran momento, recorriendo todo el continente con su gira pero hay un tema del que no pueden escapar: el presente de Venezuela…

Sí, es inevitable. Pero hay que insistir en hacerlo para darnos la oportunidad de entender que es el pueblo quien decide su destino y no una clase política, con realidades disociadas de la realidad de la gente, y que aparenta debatirse el poder mientras se burlan del venezolano.

¿Hay salida para el conflicto?

Nuestro país atraviesa una de las crisis más severas política, social y económicamente que ha visto la historia latinoamericana. Por estadísticas de violencia, por análisis económico del período de gestión, por violación de derechos civiles y universales. Pero el pueblo venezolano trabaja duro y eventualmente logrará vencer los paradigmas que establece un grupito que se sostiene el poder.

Recorrieron el continente. ¿Qué viste que te haya sorprendido?

Suena a cliché, pero es sorprendente ver lo parecidos que somos todos los latinos. Con diferencias de acento y algunas costumbres (algunas más caribeñas, otras más andinas) tenemos los mismos problemas y alegrías. Todos logramos en algún momento ser gobernados por alguna tendencia política insensible para luego, por resentimiento, dejarnos convencer por quienes predican lo opuesto pero son igual de pillos. El ciclo interminable de Latinoamérica.