La medida de fuerza se llevó a cabo pese a que este lunes se acordó un aumento salarial el 18,3 por ciento. Reclaman mejores condiciones laborales.


Una medida de fuerza convocada por un sector opositor a la conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) afectó este martes a más de 50 líneas de colectivos, que no circularon por 24 horas en reclamo de la pérdida de poder adquisitivo.

Las líneas que adhirieron al paro fueron las que hacen sus recorridos en el Área Metropolitana de Buenos Aires de la empresa DOTA: 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177 y 188.

Además, también estuvieron afectadas las líneas municipales 256, 263, 271, 299, 370, 373, 384, 385, 388, 403, 405, 421, 429, 435, 540 y 543.

La medida de fuerza se realizó pese al acuerdo alcanzado anoche por la conducción de Fernández que acordó un aumento salarial del 18,3 por ciento, en el marco de las negociaciones paritarias desarrolladas en el ministerio de Trabajo.

El sindicato, las carteras laboral y de Transporte y las cámaras empresarias acordaron el lunes por la noche el pago de las diferencias salariales derivadas de la determinación de los salarios de enero para el 14 de este mes, en tanto esas diferencias de haberes de diciembre serán abonadas en dos cuotas iguales el 26 de febrero y el 30 de marzo próximo.

Además, el primer aumento mínimo y uniforme derivado del decreto 14/20 será efectivizado el 17 de febrero, el segundo el 17 de marzo y, el correspondiente a ese último mes, el 17 de abril próximo, todo lo cual totalizó una mejora del 18,3 por ciento.

No obstante, la agrupación “Juan Manuel Palacios” de la UTA -que lidera Bustinduy- confirmó el paro de 24 horas para por reclamos de mejoras salariales y laborales.

La dura disputa interna en la UTA, que en diciembre último generó una batalla campal y la violenta ocupación de la sede gremial de Moreno al 2.900, amenazó incluso con la posible suspensión de la negociación paritaria que había sido convocada en principio para hoy, pero que el oficialismo adelantó anoche en la sede de Callao al 100 para descolocar a la oposición.

“La UTA no avala las supuestas protestas, convocadas en un difícil momento de la vida económica nacional y en el contexto de un gobierno que recién inició su mandato. Sorprende la actitud de esa oposición, por lo que Trabajo deberá intervenir y aplicar todo el peso de la ley. El gremio ya acordó el aumento y sus fechas”, dijo este lunes Fernández.

En respuesta, Bustinduy consideró ayer que “lo de Fernández es una mentira histórica. Los trabajadores perdieron un 50 por ciento del poder adquisitivo salarial y la responsabilidad es de la conducción. Esa pérdida es retroactiva al gobierno del PRO, con el que Fernández fue cómplice”.




Comentarios