Así lo manifestó Carlos Kambourian, presidente del Consejo de Administración del Hospital.


Carlos Kambourian, presidente del Consejo de Administración del Hospital Garrahan, afirmó esta tarde que están “muy conformes con haber llegado a la verdad” luego de la sentencia que se le dictara al pediatra Ricardo Russo, ex jefe de Inmunología y Reumatología de ese centro de salud.

Nosotros también somos víctimas de esta situación. El hospital fue víctima de un atentado que nos obligó a poner sistemas de apoyo psicológico e institucional a todos los profesionales que trabajaban con Russo”, dijo Kambourian a la prensa luego de conocer la sentencia contra el pediatra de 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer la medicina.

Según Kambourian, lo que hizo Russo fue “como un atentado, porque sucedió así. Nos puso en esta situación a nosotros como autoridad y a sus compañeros”.

Pese al enorme impacto del hecho, desde el hospital consideran que “de ningún modo” dañará la reputación de la entidad que, según Kambourian, “es, fue y seguirá siendo la nave insignia de la pediatría”.

“El Garrahan es una institución enorme y vamos a estar ahí, y de esta situación como de otras también se aprende: es muy importante que esta sentencia pueda ser tenida en cuenta y que las familias sepan que el Garrahan es y seguirá siendo la pediatría argentina”, afirmó.




Comentarios