Comenzó el reacondicionamiento de los salones que albergarán las 7.400 urnas que se usarán el domingo en la Ciudad.


El edificio de la Legislatura porteña comenzó a ser acondicionado para recibir las urnas que se utilizarán el próximo domingo en las elecciones generales y para luego ser sede del escrutinio definitivo que, desde el miércoles, realizará la justicia electoral.

Personal de la dirección de servicios operativos del palacio comenzó con el trabajo de reacondicionamiento de los salones que servirán para albergar -desde la madrugada del lunes- las más de 7.400 urnas que se usarán el domingo en la Ciudad.

Para el acopio de las urnas se destinaron los salones Perón, Jauretche y Montevideo, todos en la planta baja del edificio de Perú 160.

Además, se instalarán en el salón San Martín las computadoras en las que se cargarán los datos definitivos del escrutinio, que estará bajo la mirada de la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini.

El Salón Dorado, el principal de la Legislatura, será el espacio donde, desde las 8 del miércoles, se reunirán las autoridades de la justicia electoral con los fiscales y autoridades partidarias para el recuento de los votos.

Por otra parte, el Salón Alfonsín será destinado para el análisis de las urnas controversiales, y el recinto de sesiones estará ocupado por efectivos de Gendarmería y Ejército destinados a la custodia de las urnas.




Comentarios