Ricardo Russo se mostró como cinéfilo y su defensa asegura que "de vez en cuando se preocupaba por borrar y deshacerse de archivos con contenido pornográfico infantil", que reconoció que descargaba.


El médico pediatra acusado de producción, tenencia y distribución de pornografia infantil admitió que descargaba de internet películas “bizarras” para ver junto a su familia.

Ricardo Russo, el médico del Garrahan detenido por pornografía infantil (Foto: Clarín)

Ricardo Russo, jefe de Inmunología y Reumatología del hospital Garrahan, admitió haber usado la plataforma de P2P eMule para obtener las películas. “El acusado intentaba tomar de los archivos subidos a la plataforma aquellos que le interesaban, vinculados con música o con películas, que luego visualizaba con su familia“, dice un escrito de la jueza penal, contravencional y de faltas porteña María Laura Martínez Vega, que publicó Perfil.

“Russo pretendió generar convicción acerca de que, en su condición de cinéfilo y apasionado de las películas que se definieron como ‘bizarras’ descargaba archivos de videos de manera masiva, que previamente buscaba utilizando ciertos patrones de búsqueda, que le impedían tener un acabado control de aquello que finalmente se descargaba“, continúa.

El allanamiento a la casa de Ricardo Russo, en noviembre de 2018 (TN)

El allanamiento a la casa de Ricardo Russo, en noviembre de 2018 (TN)

Sin embargo, los peritos que revisaron las computadoras y notebooks que se le secuestraron a Russo en el allanamiento, dijeron que los archivos hallados no coinciden con lo declarado por el pediatra. “No hay un solo nombre de película de las más de 800 que había bajado”.

Russo está detenido como parte de la investigación de pedofiila “Luz de Infancia III”, que comenzó en Estados Unidos y tiene ramificaciones en Brasil y la Argentina. Está detenido con prisión preventiva por “tenencia con fines de distribución, facilitación, distribución y producción de pornografía infantil”.

El momento de la detención del médico del Garrahan Ricardo Russo (Web)

Para la jueza Martínez Vega no resulta creíble que una persona que afirmó que “de vez en cuando se preocupaba por borrar y deshacerse de archivos con contenido pornográfico infantil que reconoció que descargaba, luego haya desconocido que el mismo programa que le servía para ello también los facilitaba a otros usuarios de la red”. Para la justicia, Russo “facilitó” la descarga de “270 videos con contenido pornográfico” entre febrero y agosto de 2018.






Comentarios