Se trata de un proyecto que busca regular el uso de perros bajo ciertas normas. El objetivo es evitar el maltrato animal.


Sin duda una de las postales turísticas más tradicionales de Bariloche es junto al perro San Bernardo. Un proyecto exige el uso de perros bajo ciertas normas con el objetivo de que el servicio desaparezca.

Perro san Bernardo, centro Cívico, Bariloche.

Se trata de una iniciativa de la concejal Cristina Painefil para regular el trabajo de los fotógrafos con los animales. Esto se debe a que en los últimos tiempos circularon a través de las redes sociales múltiples reclamos por las condiciones en las que veían a los canes: expuestos al rayo del sol o atados, lo que reabrió la polémica sobre la explotación animal.

En diálogo con el diario Río Negro, la concejal de Juntos Somos Bariloche expresó que “la idea es que paulatinamente, se deje de realizar esta actividad”. El proyecto indica que la jornada laboral no puede extenderse de las tres horas y que el fotógrafo deberá contar con los certificados de salud correspondientes que indiquen el buen estado de la mascota.

La idea es comprobar que los animales no estén estresados. En este marco se pide un estudio etológico de comportamiento y se les asignará un chip de identificación, además sólo se licitarán los espacios públicos alrededor del Centro Cívico.

Painefil finalmente expresó: “Pueden seguir usando su carnet de fotógrafos pero buscar otra manera ingeniosa de ejercer la actividad”. Del otro lado, un hombre que realiza la actividad aseguró que son las personas las que exigen la famosa foto con el perro tan característico del lugar.

“Cumplimos con todo: estamos inscriptos, pagamos el canon, los perros están vacunados, desparasitados, ya no trabajamos más con cachorros y nunca más de cuatro horas”, agregó el hombre. 




Comentarios