El pedazo de piedra tiene una separación de dos metros de ancho con la montaña pero aún no cae.


Una pared de piedra de 3.000 toneladas permanece inestable junto a la ruta 40 a escasos metros de donde se produjo el derrumbe del 23 de julio de 2.000 kilos de rocas que dejó aislada a Villa La Angostura en plena temporada alta de invierno. Los expertos de San Juan contratados por Vialidad Nacional no pudieron volcar la formación recurriendo a gatos hidráulicos.

La posibilidad de hacer explotar el sector fue descartada porque “fragilizaría el corazón de la montaña”, explicaron a Clarín los ingenieros y funcionarios del área. Además justo por debajo pasa el gasoducto que alimenta Villa La Angostura. La piedra gigante se encuentra separado del resto de la montaña por una grieta que tendría más de dos metros de ancho.

Los escaladores expertos intentar volcar la pared mediante el uso de gatos hidráulicos, pero el enorme peso de las rocas y su fijación a la superficie impidió moverlo. Optaron por continuar el proceso aunque empujando hacia la ruta bloques más pequeños manualmente. Aun no está definido cómo se procederá con el bloque mayor.

La vista del derrumbe sobre la ruta 40 y la enorme pared de piedra que podría caer.

En el sector montañoso observan una piedra puntiaguda, segmentada del resto de la montaña por una grieta considerable y cuya base se prolonga hacia el material que quedó del derrumbe pasado. El espacio cubierto por las toneladas de piedras continúa obstaculizando la ruta.

“Durante los últimos tres días los trabajos se centraron en la estabilización y remoción de los bloques inestables de la ladera de Brazo Huemul. Luego de que la implementación de martillos hidráulicos resultara infructuosa para el retiro definitivo del bloque de rocas más importante, Vialidad Nacional se encuentra evaluando métodos de remoción alternativos para los bloques de mayor riesgo y volumen”, explicaron.

Zona del derrumbe en Villa La Angostura.

“Para dar continuidad a las obras de emergencia, los escaladores de la empresa Paramassi Andina estuvieron abocados íntegramente a la remoción de los bloques de rocas más pequeños, proceso que realizaron uno por uno de manera manual”, agregaron. La ruta 40 es la principal vía de conexión de Villa La Angostura. Además, la ruta de los Siete Lagos mantiene el tránsito condicional, debido al clima de la temporada, el pueblo quedó totalmente aislado.

Estiman que perdieron más de 50% de sus reservas, por día la localidad puede albergar unas 4.500 personas que gastan un promedio de 5.200 pesos. En la actualidad el municipio implementó el servicio de catamaranes que trasladan a los turistas y población de manera gratuita desde el Brazo Huemul, zona del derrumbe, hasta la villa. El viaje tiene una duración de una hora y media aproximadamente. 





Comentarios