El municipio libró de pagar 4.3 millones de pesos a la constructora que realice la obra.


El gobierno municipal emitió una resolución en el que libra del pago de la tasa de inspección de obra a la constructora que realice el colector costanero. Fundamenta la medida con el interés por la obra pública. La empresa adjudicada por el Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento para construir el colector costanero de Bariloche quedará eximida de pagar al municipio 4.3 millones de pesos en concepto de tasa de inspección de obra.

La adjudicación todavía no está resuelta. En marzo pasado el Enohsa abrió los sobres con las ofertas de 19 empresas interesadas en la obra que tiene un presupuesto oficial de 432 millones de pesos. Desde entonces el organismo nacional y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que financia el proyecto, están en etapa de evaluación de las ofertas, según consta en los registros del Enohsa.

Todavía sin resolverse la adjudicación, la Municipalidad emitió por resolución 2015/19 una eximición del pago de tasas a la empresa que tenga a su cargo la obra. Esa tasa, de inspección de obra, tiene un costo equivalente al 1% del total de la obra, es decir unos 4.3 millones de pesos, según el presupuesto oficial.

El intendente Gustavo Gennuso en la resolución indicó que la eximición fue solicitada por el Enohsa mediante una nota que fue presentada en agosto del año pasado, cuando la segunda licitación ni siquiera había sido lanzada. Según el gobierno local esta obra “es necesaria y fundamental para mejorar la calidad de vida de los vecinos de la ciudad, generando la misma un cuidado del medio ambiente”.

Esta situación no sería la primera vez que ocurre. En muchos casos, el municipio se anticipa a la medida para evitar futuras “trabas” de las constructoras al momento de comenzar las tareas. Algo similar ocurrió en 2015 cuando días antes de dejar el gobierno la ex intendenta María Eugenia Martini firmó una resolución de eximición de la tasa de inspección de obra a la empresa Planobra que por entonces debía comenzar la remodelación de la calle Mitre.

La obra del colector costanero tuvo una adjudicación fallida en 2017 con CPC, la empresa de propiedad de Cristóbal López, quien permanece detenido por una causa de corrupción, y debió ser licitada por segunda vez este año con el doble del presupuesto original consecuencia del incremento desmedido de los materiales y costos, hay 19 empresas involucradas.

La que tiene más chances por haber postulado una oferta de un 16% menos del presupuesto oficial es la firma Ecosur Bahía S.A, la compañía cuenta con experiencia en materia de obras de saneamiento y agua, ya que realiza el Plan Director de Cloacas de Las Grutas.

El nuevo colector irá desde el Monolito por un trayecto de al menos 6 kilómetros e incluye la construcción de una estación de bombeo e impulsión hasta el predio donde se ubica la planta depuradora. Además se contempla la ejecución del nexo entre colector “El Cóndor” y la nueva estación de bombeo.

Por otra parte, el segundo módulo de la planta depuradora, que administra la Cooperativa de Electricidad Bariloche es la contracara del letargo de la obra del colector costanero pensada y reclamada por la comunidad desde hace muchos años.

Esta obra financiada por el BID a través del Enohsa, comenzó en 2017 bajo la responsabilidad de la empresa Codam que ejecuta las tareas en término y en pocas semanas está próxima a concluir la construcción. El presupuesto inicial para la planta depuradora que duplicará la capacidad de procesamiento de líquidos cloacales fue de $298 millones. Según publicó Río Negro.






Comentarios