En el texto difundido por la empresa aseguraron que actualizar la planta requeriría de una inversión superior a una fábrica nueva.


Luego de que se conociera la noticia del cierre de la planta de Loma Negra en Sierras Bayas, la empresa difundió un comunicado en el que explicó los motivos de la decisión tomada: “En los últimos años la plata de Sierras Bayas redujo su operación de 3 a 2 turnos y luego de 2 turnos al único turno con que opera actualmente”.

La planta de Sierras Bayas, en la que trabajan 45 personas entre empleados propios y contratados, dejó hace tiempo de producir cemento y está dedicada a la molienda y embolsado de cementos especiales, cuya demanda se ha ido reduciendo producto de las nuevas tecnologías. Actualizar esa planta requeriría de una inversión superior a una fábrica nueva, con el agravante de que el yacimiento que debería abastecerla de materia prima está distante”, asegura el texto.

A pesar del anuncio del cierre, desde la empresa transmitieron que “el objetivo es continuar relocalizando a la mayor cantidad de gente posible, de modo que el cierre de la operación, genere el menor impacto en nuestra gente y en la comunidad”.

Según el mismo texto, Loma Negra asegura que el proceso “fue oportunamente informado al personal de la planta por nuestro CEO y estamos en diálogo con los representantes sindicales para cuidar cada detalle”.




Comentarios