El dolor infinito por despedir a un hijo, pero también el agradecimiento ante tanto apoyo recibido y las ganas de mostrarles a todos los que quisieran ver quién era Lucas. Son esos los sentimientos que atraviesan las líneas que escribió a modo de despedida Victoria Daverio, la mamá de Lucas Pierazzoli, el rugbier de Hurling que falleció tras un fuerte golpe en un partido.

Luego de aquella jugada fatídica con tremendo desenlace para el rugbier de 28 años, la madre de Lucas Pierazzoli fue compartiendo en distintas publicaciones en sus redes sociales los tributos que le rindieron amigos y compañeros al jugador de Hurling. Y en los últimos días, descargó su dolor y tristeza con una carta de lectores que publicó en el diario La Nación.

Allí, Victoria masificó sus expresiones de dolor, pero sobre todo de agradecimiento. Tanto a su hijo como a quienes lo rodearon, al club Hurling y a los profesionales del Hospital Posadas que lo atendieron tras el golpe en la cancha.

La emotiva carta y los recuerdos con los que la mamá despidió al rugbier Lucas Pierazzoli

La emotiva carga de la mamá de Lucas Pierazzoli

“Quiero agradecer por este medio todo el acompañamiento, el respeto y el cariño recibido por mí y mis hijos y Juli ante la dolorosísima partida de mi hijo Lucas Pierazzoli.

Desde el momento de su accidente jugando al rugby, lo que más le gustaba en la vida, Lucas no podía haber estado en mejores manos. El Hospital Posadas lo recibió y lo atendió con una dedicación profesional y humana maravillosa. Mi agradecimiento infinito a todos allí, que lo cuidaron, y nos contuvieron de la mejor manera.

Deseo mencionar a su director, al Servicio de Terapia Intensiva de Adultos del Hospital Posadas, a su jefe Dra. Costanza Arias, a las Lic. Mónica Chuckebi, Noelia Leiva y Ana Oyarzún, y agradecer muy especialmente la entrega total de la Lic. Gabriela López y el Dr. Eduardo Moreno.

La emotiva carta y los recuerdos con los que la mamá despidió al rugbier Lucas Pierazzoli

Lucas ya es nuestra estrella en el cielo. La vida sigue. Él, que era todo luz, nos iluminará el camino, y gracias a que quiso donar sus órganos, nos reconforta entre tanto dolor, saber que nuestro ‘adorado Lukitas’ sigue hoy viviendo en otras personas.

Siempre supe de la calidad humana de Lucas, pero jamás imaginé lo que despertaba en todos los que de un modo increíble se hicieron presente en estos días para contarnos quién era él para cada uno de ellos.

Gracias infinitas por los mensajes, los llamados, las fotos, los recuerdos de amigos queridos. Gracias Hurling Club por ser siempre su segundo hogar. Gracias a Juli, mi nuerita, excepcional mujer que lo hizo tan feliz. Gracias mil a todos. María Victoria Daverio”.

Las mejores imágenes junto a Lucas

Tan Bueno!! Una materia te faltaba para recibirte de arquitecto, siempre trabajaste 8 horas… más tus entrenamientos!!! Más tiempo para tus amigos y para mis asaditos de los domingos! Alma rota. Gracias por estos 28 años de felicidad”, fue uno de los primeros posteos de Victoria tras la muerte de Lucas y el fuertísimo impacto que generó en toda la comunidad.

Luego, al ver la forma en que se multiplicó el triste episodio en Europa, escribió: “Lucas, tus noticias cruzaron en océano!!!! Q locura amor Mío! Italia e Inglaterra también publicaron una nota. Eras tan Bueno y amoroso… Te amo siempre”.

La emotiva carta y los recuerdos con los que la mamá despidió al rugbier Lucas Pierazzoli

También publicó la despedida por parte de sus amigos y compañeros, que se reunieron en Hurling, asado de por medio, para ofrecerle un tributo final. “Homenaje a Lucas en el club. Gracias Hurling por ser el segundo hogar de mis hijos! Lucas te amo hasta el infinito”. Entre esas grabaciones trascendieron imágenes de una catarsis eufórica, en un canto de cancha reconocible en la hinchada de Racing, club del que era fanático Lucas: sus compañeros y amigos cantaban “muchaaaaachos, esta noche hay que festejar, nos salvaste del descenso, te nos fuiste con un try”.

Es que al momento de su lesión fatal, Lucas estaba jugando como octavo, con la 8, aunque el número con el que se lo identificaba era el 4. Contra SITAS estaba camino al ingoal con la pelota cuando fue tackleado y terminó con compañeros y rivales encima suyo. Uno de esos golpes le generó la lesión cervical de la que nunca pudo salir. La jugada, luego, terminó con un try.

Vicky lo recordó haciendo asados, en la portada de una revista local compartiendo la foto con su papá Guillermo (cuando todavía jugaba al rugby también en Hurling). Y finalmente quiso agradecerle “al SAME, que sé hicieron lo imposible para reanimarlo”. En ese último posteo compartió la carta que publicada en La Nación.

***Fuente: Zonales.com