El catarí Nasser al-Attiyah (Toyota) conserva más de media hora de ventaja sobre el segundo en la general, el francés Sebastien Loeb (BRX) tras la disputa este jueves de la penúltima etapa del Rally Dakar, ganada por el español Carlos Sainz (Audi).

Es la segunda victoria parcial este año para el piloto madrileño (que ya se había impuesto en la tercera etapa), en una jornada, de 346 km de especial alrededor de Bisha (sudoeste), que no provocó grandes cambios en la general. Al-Attiyah dispone de un margen de 33 minutos y 19 segundos en el global.

Loeb había terminado segundo en la etapa, arrebatando unos cuatro minutos a Al-Attiyah, pero fue posteriormente penalizado con cinco minutos por exceso de velocidad (91 km/h en un tramo a 30), por lo que en definitiva cedió otros 40 segundos a su rival catarí.

En caso de victoria, sería el cuarto título del Dakar para Al-Attiyah, tras los de 2011, 2015 y 2019. A Loeb, solo le quedan los 146 km de especial del viernes, camino de Yeda, donde terminará el rally, para intentar mejorar su segunda plaza en la general, un puesto que ya ocupó en 2017.

En la segunda posición, terminó este jueves el argentino Lucio Álvarez (Toyota), quien días atrás perdió toda chance en la general. El mendocino se encuentra 19° en el acumulado de tiempos. Mucho más arriba, en el cuarto lugar, está su coterráneo Orlando Terranova (BRX), superando hasta ahora su mejor resultado en el Dakar (quinto en 2013 y 2014).

Por su parte, Sebastián Halpern (Mini JCW) se ubica 10° en la clasificación general, y el también mendocino Juan Cruz Yacopini (Toyota) aparece en la 20a posición.