Los nenes trataron de comer el empapelado de las paredes. La mujer podría cumplir una condena por 15 años. 


Una mujer de 23 años enfrenta a la Justicia tras abandonar a sus hijos en casa para escaparse durante nueve días con el amante, algo que desembocó en la muerte de uno de los niños.

La tragedia ocurrió en la capital de Ucrania, Kyiv. En un apartamento fueron hallados dos nenes, de uno y tres años.El más chiquito, Daniil, murió de hambre y deshidratación y la nena, Anna, había permanecido con su hermano muerto por tres días más.

El siniestro hecho comenzó cuando, Vladislava Trokhimchuk, la madre de las criaturas, decidió hacerse un tiempo para visitar a su novio. De esta manera, dejó solos a sus hijos, que la esperaron durante minutos, horas y luego jornadas enteras: fueron 9 días interminables para los menores que quedaron sin alimentos ni atención y uno de ellos terminó muerto de hambre.

Las condiciones en las que vivían los pequeños.

“Es muy probable que ella quisiera que los niños se vieran mal, pálidos y que se parecieran a la piel y los huesos, por lo que los encerró sin comida ni agua”, informó la prensa local.

De acuerdo el portal Daily Mail, los menores vivían prácticamente en una “casa de torturas”, en donde los pequeños debieron alimentarse del yeso de las paredes y de su propio excremento ya que no tenían comida. Incluso, las paredes de la vivienda tenía rastro de las mordidas que les daban los niños.

Dejó solos a sus hijos para escaparse con el amante y uno de ellos murió de hambre

Además, aseguran que Vladislava tenía especial interés en que sus hijos lucieran mal, así subía imágenes de ellos a redes sociales y podía pedir ayuda a sus contactos. “Es muy probable que ella quisiera que se vieran mal, pálidas y que se parecieran a la piel y los huesos, por lo que las cerró sin comida ni agua”, informa la prensa ucraniana.

En las paredes de la casa había escremento de los chiquitos.

“No puedo encontrar una excusa para mí misma. Siempre quise lo mejor para los nenes. Soñé que estudiarían, vivirían de manera diferente a como yo, mejor. Que lo tendrían todo. Me arrepiento mucho. No puedo entender lo que hice, o que Dios me quitó a mi hijo y me puso aquí (bajo custodia)”, declaró Trokhimchuk.





Comentarios