Alejandro Cipolla, abogado que defendía los intereses de la mediática, dio detalles de cómo venía siendo la vida de su clienta. Un día antes de su muerte pospuso la reunión en Benavídez por cansancio. 


Horas antes de que se lleve a cabo la detención de Raúl Velaztiqui, el hombre que la llevó al salón de eventos ubicado en la localidad bonaerense de Benavídez, se conocieron detalles de cómo fueron las últimas horas con vida de Natacha Jaitt antes de su confusa muerte. 

Alejandro Cipolla, abogado que defendía a la mediática en todas sus causas judiciales, fue quien precisó que Natacha se encontraba “agotada mentalmente” durante los días previos a su fallecimiento. 

Natacha Jaitt, en Tribunales junto a su hermano Ulises.

“Ese jueves a la noche iba a tener la reunión de trabajo en el salón de fiestas en Benavídez (Xanadú), pero estaba muy cansada así que la pasó para el día siguiente“, confió Cipolla en diálogo con Clarín.

Asimismo, el letrado aseguró que tomó contacto nuevamente con su clienta en la mañana del viernes: “Hablamos hacia las nueve de la mañana del viernes, por teléfono, de la participación que yo iba a tener en el programa ‘Hay que ver’, de Canal 9”.

Un día antes, Cipolla acompañó a Natacha a Tribunales para participar de una indagatoria por la causa en la que la vedette había denunciado por violación al director de cine, Pablo Yotich, y a Maximiliano Giusto.

Durante esa jornada, la propia Jaitt utilizó su celular para escrachar al mencionado Giusto, uno de los hombres que acusó ante la Justicia. “Ahí tienen al violador”, se le escucha decir a ella, quien minutos después, en la puerta de la sede judicial, participó junto a su abogado en un móvil televisivo. 

“El viernes Natacha me contó por mensaje que no iba a poder ver el programa en vivo, pero después lo vio y se enojó con los productores porque me tuvieron poco tiempo al aire, discutió con ellos”, confesó Cipolla. En ese contexto, y siempre según la palabra del abogado, Jaitt le mandó un gif por WhatsApp en el que ambos comparten un móvil de televisión y mientras ella le acaricia la espalda a su defensor. 

“Te tuvieron 5 minutos y cuando se ponía bueno el debate CHAU. Tomá una caricia @alejandrocipol1”, escribió la conductora radial en su posteo de Twitter, casi a las 19 del viernes, junto a ese mismo gif. 

Ese mismo día, nuevamente a través de la red social del pajarito, Natacha sugirió: “Cuando las mujeres empezamos a controlar las lágrimas, nos perdiste”. A lo que luego, en una nueva publicación, agregó: “No ‘dejes ir’ para ser feliz, para ser feliz mandá a la mierda de una, que tanto che”.

“Cuando me mandó el gif, le dije que me había hecho reír, y enseguida lo vi publicado en Twitter. Volvimos a hablar hacia las 22 del viernes. Ella estaba en el auto del empresario paraguayo con el que fue hasta el salón de fiestas -Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte-, a la altura del peaje de Tigre”, aseguró Cipolla durante el reportaje con el citado medio. 

“La noté perfecta, estaba perfecta, y hablamos de las tres denuncias penales que íbamos a presentar este lunes. Lamentablemente Natacha no llegó a mandarme las pruebas completas“, sumó el letrado. Y al ser consultado sobre el contenido de esas denuncias, se limitó a responder: “No puedo decirlo. Ahora es materia de investigación, deberá peritarse el material informático y el teléfono de Natacha”.






Comentarios