La actriz contó que sus amigos le hicieron una recomendación para terminar con el acoso del actor durante las grabaciones de la novela.


A horas del estreno de Campanas en la noche, la nueva ficción de Telefe, Calu Rivero recordó cómo eran las grabaciones de Dulce Amor (2012), la exitosa novela a la que tuvo que renunciar por los constantes excesos de Juan Darthés, al que cinco años después se animó a denunciar.

En 2017, el abogado de la actriz, José D’Antona, en Intrusos, explicó que la joven se había sentido acosada: “La sensación física y psíquica de Calu Rivero fue esa. El exceso”. A lo que Darthés, invitado a la mesa de Mirtha Legrand, respondió: “Me acusan de exceso de besos”.

Ahora, en diálogo con Agarrate Catalina por La Once Diez, Calu especificó: “Esto sucedía frente a las cámaras, eso es lo peor. Jugaba con tu trabajo. En ese momento no pude exponerlo enfrente de todos y frenarlo, yo siempre intenté cuidar lo que pasaba, pero hablándolo con mi psicóloga me di cuenta de que fue mi dignidad la que dijo `hasta acá llegué´. Por eso me fui y eso es lo que me mantuvo fuerte”.

Sobre la decisión que tomó a fin de evitar estos excesos por parte del actor, Calu contó: “Mis amigos me propusieron que me coma un ajo antes de ir a grabar. La situación se volvió constante, no paraba. Yo le decía que no lo haga más y lo hacía, a pesar de que yo confiaba que no lo iba a hacer más”.

Además, reveló sobre los testigos de la situación: “Con tan sólo mirar a la maquilladora, que era catamarqueña también, con una sola mirada entendía que necesitaba ayuda y se quedaba conmigo hasta que tuviera que volver a grabar”.






Comentarios