La chica de 13 años pudo escapar y caminó en una zona rural hasta que una mujer la reconoció y la ayudó.


Una adolescente de 13 años, Jayme Closs, fue aclamada como una “heroína” el viernes en Estados Unidos, después de su fuga tras pasar 88 días en manos de un hombre de 21 años que se cree que mató a sus padres para poder secuestrarla.

El anuncio que la reportada perdida (Reuters)

Su presunto secuestrador, Jake Thomas Patterson, arrestado poco después de que apareciera la chica con vida, será presentado el lunes a un juez para enfrentar cargos de secuestro y doble homicidio, declaró la policía.

Jayme Closs fue hallada el jueves por la tarde a un centenar de kilómetros al norte del pueblo donde vivía con sus padres, Barron, en una zona rural de Wisconsin, en la región de los Grandes Lagos, en el norte de Estados Unidos.

Los investigadores creen que el detenido, Jake Thomas Patterson, había planificado el secuestro de la adolescente y que ella era su “único objetivo”. “Creemos que nunca había contactado con la familia” antes del 15 de octubre de 2018, dijo el sheriff de Barron, Chris Fitzgerald.

Aquel día, James Closs, de 56 años, y su esposa Denise, de 46, fueron asesinados en su domicilio, y su hija Jayme desapareció.

La policía y los habitantes del estado de Wisconsin, conmocionados por la noticia, emprendieron la búsqueda de la chica, pero sus esfuerzos no dieron resultado y, poco a poco, se perdió la esperanza de encontrarla con vida.

El jueves por la tarde, la adolescente aprovechó la ausencia de su secuestrador para escapar de la casa donde estaba cautiva, ubicada en una zona aislada cerca de la ciudad de Gordon, a unos 100 kilómetros al norte de Barron.

La adolescente logró escapar de la casa donde la tenían encerrada. Iba sucia, con el pelo enmarañado y unos zapatos demasiado grandes cuando se encontró con una mujer que paseaba a su perro.

La mujer, que había visto carteles con la foto de la chica, la reconoció y la llevó a casa de unos vecinos que avisaron a la policía.

“Era como ver a un fantasma”, contó a la prensa local Peter Kasinskas, que la acogió durante media hora en su casa a la espera de que llegaran los agentes. “Parece que no había podido bañarse o lavarse”, añadió, indicando que la joven, “probablemente en estado de shock”, apenas le habló.

Jayme Closs sí comunicó el nombre de su presunto secuestrador, el color y la marca de su coche, y aseguró que no lo conocía antes de la muerte de sus padres, contó Kasinskas.

“Uno de mis hombres se cruzó con un vehículo que se correspondía con la descripción, lo paró y detuvo al sospechoso“, indicó el sheriff de Gordon, Thomas Dalbec.

Al parecer el joven, que no tiene antecedentes penales, estaba desempleado. Los investigadores creen que fue a casa de los Closs para secuestrar a su hija y lo acusan de haber tomado luego medidas para evitar ser encontrado.

“El sospechoso tenía la intención específica de secuestrar a Jayme” y había “planeado” cuidadosamente el secuestro, dijo en una conferencia de prensa el alguacil Fitzgerald.

Durante las búsquedas en su casa, la policía encontró varias armas, incluido un rifle correspondiente al que fue utilizado para matar a los padres de Closs.

La policía interrogó este viernes a la chica, que pasó la noche en el hospital y que se reunirá con su familia por la tarde.






Comentarios