Así lo postuló en su último informe el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), en el que señala que la inflación sobre los salarios de los trabajadores sindicalizados fue del 3,1% mensual en diciembre.


Los gremios de la CGT y la CTA le pusieron cifra a lo que fue la suba del costo de vida durante 2018: 47,8%, el mayor encarecimiento desde 1991 cuando la Argentina salía de un proceso de hiperinflación.

Así lo postuló en su último informe el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), en el que señala que la inflación sobre los salarios de los trabajadores sindicalizados fue del 3,1% mensual en diciembre.

Incluso, señala el análisis, la inflación de 2018 superó ampliamente al 41% que había marcado el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) en 2002, también en la salida de la convertibilidad con una gran crisis económica y con el precio del dólar triplicándose.

El informe indica además que el año pasado todos los capítulos de la canasta subieron por encima del 40% en 2018, excepto “Indumentaria y Calzado” y “Educación”, que avanzaron 33,5% y 32%, respectivamente.

Nicolás Trotta, Rector de la UMET, dijo que el 2018 será recordado como el “peor año económico desde 2002”, dado que por un lado devaluación del peso fue la más profunda desde ese año y por el otro la suba de la pobreza, estimada en 7 puntos, fue la más pronunciada desde entonces.

“A su vez la inflación fue la más alta no solo desde 2002, sino desde 1991, años en los que, además, Argentina estaba sumida en una profunda crisis económica y social”, sostuvo el académico.

Los rubros que más sufrieron la inflación en diciembre fueron “Esparcimiento” (+7,4%) impulsado por la suba en precios de hoteles producto del inicio de las vacaciones. En segundo lugar se ubicó “Salud” (+7%), afectada por alzas en prepagas; luego, “Equipamiento y mantenimiento del hogar” trepó 3,9%, seguido de “Indumentaria y calzado” (+3,1%).

Alimentos y bebidas, el capítulo que más pondera en la canasta básica, trepó 3% en diciembre.

Poder de compra

Acerca de la evolución del poder adquisitivo, para el IET, entre noviembre de 2015 y diciembre de 2018, el salario real cayó 17,3 puntos porcentuales, lo que significó la baja más profunda desde la crisis de 2001/2002.

“Durante todo el año pasado, el poder adquisitivo cayó todos los meses desde enero sin haber encontrado aún un piso. Gracias a la reapertura de paritarias, es probable que en los próximos meses se recupere parte de lo perdido, aunque resulta difícil prever volver a los niveles de 2017”, dice el informe.






Comentarios