La cantante es la primera mujer argentina en formar parte del emblemático conteo hacia el año nuevo.


La argentina Lali Espósito se convirtió en la primera mujer del país en presentarse en la clásica despedida del año en la emblemática plaza de Times Square de Nueva York, ante miles de personas, acompañados de una colorida nube de confeti y del descenso de la icónica bola de cristal de más de 5 toneladas.

La bola, de más de tres metros y medio de diámetro se deslizó durante los últimos sesenta segundos de 2018 entre el júbilo, el grito y los aplausos de los presentes, tras lo cual resonó el “New York, New York” de Frank Sinatra.

Hasta un millón de personas, según los organizadores, se congregó para celebrar la llegada del año en un clímax final de confeti, luces y fuegos artificiales, tras presenciar un espectáculo de baile y música de seis horas durante las cuales fue protagonista una fina y persistente lluvia.

Como es tradicional, parte del confeti utilizado, llevaba registrados los deseos que muchos visitantes de Times Square escribieron durante los últimos días del año, alguno de los cuales fueron leídos por varios famosos, como el cómico estadounidense Steve Harvey.

Ataviados con gorros y globos morados y amarillos y bufandas rojas repartidas por los organizadores, muchos participantes dieron la bienvenida a 2019 como marca la tradición: con el “beso de medianoche”, un ritual que, según los supersticiosos, evita 365 días de soledad.

La bola de Times Square, que pesa 5.386 kilogramos, está compuesta por 2.688 triángulos de cristal. Este año se han instalado 192 nuevos “cristales brillantes” como parte de un diseño denominado “regalo de armonía” con el que los organizadores quieren hacer un llamamiento “al acuerdo y la compatibilidad”.

Desde antes del mediodía y entre fuertes medidas de seguridad, los participantes se fueron congregando para celebrar el evento, en el que no se permitía entrar con mochilas, grandes bolsas o paraguas.

La larga espera de los asistentes, que no contaron con baños públicos -algunos acostumbran a ir con pañales-, estuvo amenizada por las actuaciones de Paulina Rubio, Sting, Christina Aguilera, New Kids on The Block o Snoop Dogg así como con la intervención de famosos y presentadores de televisión como la modelo Jenny McCarthy.

La velada, que comenzó a las 18.00 hora local (23.00 GMT) también tuvo un componente solidario en defensa del periodismo y la libertad de opinión, con la participación de la ONG Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, según sus siglas en inglés).

Como otros años, la música latina también tuvo presencia en la velada festiva a través de los intérpretes venezolanos Mau y Ricky Montaner y la cantante argentina Lali Esposito.

Pero fue la cantante neoyorquina Bebe Rexha la encargada de interpretar minutos antes de la media noche, el tradicional himno de paz “Imagine” compuesto por John Lennon, previo al descenso de la luminosa esfera acristalada.

Este año, junto al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, 11 periodistas han comparecido como “Invitados Especiales” para presionar el botón que hará descender la esfera justo un minuto antes de la medianoche que se deslizó 21 metros durante 60 segundos iluminada por 32.256 bombillas led.

Periodistas invitados (AP)

Junto al alcalde y su mujer, el director del Comité para la Protección de los Periodistas, Joel Simon, fue el encargado de dar marcha al mecanismo.

Con ellos también estaban Martha Raddatz de la cadena ABC o Karen Attiah, editor en el Wasington Post del periodista saudí Yamal Khashoggi asesinado por agentes saudíes en Turquía.

Desde 1996, todos los alcaldes de la ciudad han tenido el privilegio de pulsar el botón junto a celebridades y personajes públicos que son elegidos por su aportación o importancia dentro de una comunidad determinada.






Comentarios