El lunes presentará en sociedad su nuevo partido Somos, tras dejar el espacio Libres del Sur por diferencias con Humberto Tumini.


Somos. Así se llama el nuevo partido de Victoria Donda. Lo presentará en sociedad este lunes, en un teatro de la zona del Congreso, después de que hace unos meses se fue de Libres del Sur por diferencias con el dirigente Humberto Tumini sobre la política de alianzas para 2019.

En este sentido, la diputada nacional sostuvo, que es necesario construir acuerdos diversos para destronar a Mauricio Macri. En otras palabras, les abrió la puerta a posibles alianzas con el kirchnerismo.

En una entrevista con La Voz/Los Andes, señaló que no le sorprende la denuncia por acoso contra el senador radical Juan Carlos Marino, porque ya hubo otra, hace dos años, contra el diputado peronista José Orellana. Lamentó que haya quedado impune pero anticipó que con sus colegas legisladoras están definiendo acciones.

—¿Qué es Somos?

—Hemos vivido como sociedad este año una revolución que pasó inadvertida para muchos: las mujeres que salieron a la calle en forma masiva a reclamar sus derechos, al igual que los movimientos sociales. Demuestran que en la Argentina hay una movilización social no contenida en los partidos políticos, que son instituciones del siglo XIX, pensados para una sociedad del pasado. Por eso en Somos queremos construir una herramienta diferente, que sea capaz de dialogar con los movimientos sociales y con las mujeres de otra forma. Nos definimos como un partido de izquierda latinoamericana, moderna, feminista y ecosocialista.

—¿Con quiénes harán alianzas en 2019?

—Las estructuras partidarias entraron en crisis en 2001 y hoy la crisis se profundiza porque enfrente hay un gobierno nacional que nos pone un desafío: juntarnos con una diversidad que va más allá del pensamiento de cada uno. Sería muy malo que haya otro período de Cambiemos.

—Es decir que podrían aliarse con Cristina Kirchner…

—No vamos a mencionar a ningún partido ni candidato, porque ni ellos mismos han definido nombres ni candidatos. El PJ quizás esté interesado en conocerlos, no nosotros. Sí tenemos en claro que hay que construir una unidad que pueda sacar a Cambiemos del Gobierno.

—¿Qué es para usted es el peronismo? ¿El que encarnan Pichetto, Urtubey, Schiaretti y Massa o el de Cristina, Solá, el Movimiento Evita…?

—Todo eso es el peronismo. Pero si me preguntás a mí qué es lo que hoy simbólicamente encarna el peronismo, eso es una foto en blanco y negro que tengo de mi mamá. El peronismo son esos jóvenes, que son muchos, pero yo los personifico en mi mamá. Esas ideas de un país con justicia social, con igualdad.

—Tras el grito de las actrices y la denuncia contra Juan Darthés apareció una denuncia contra el senador pampeano Juan Carlos Marino. ¿Cree que se vendrán más denuncias en el ámbito de la política?

—No me sorprendió la denuncia contra Marino, no porque ya la haya conocido sino porque hace dos años una asesora del Partido Socialista le hizo una denuncia al diputado Orellana. No pasó nada. Orellana sigue siendo diputado. Hoy por hoy no podría serlo. La chica tuvo que renunciar a su cargo e irse a vivir a La Plata por la vergüenza que sintió, porque quedó mal, porque no pudo resistir tener que seguir trabajando en la oficina contigua a la de ese hombre. A ella le tenemos que pedir perdón. Claro que estas denuncias van a impactar en la política, que es profundamente machista porque es un reflejo de nuestra sociedad. No conozco ningún otro caso en el Congreso, pero obviamente estoy abierta a escuchar y a acompañar a toda mujer que trabaje ahí o en cualquier lado y quiera acercarse.

—En 2019 las dos cámaras tendrán la misma composición. Pese que salió rechazado, ¿insistirán con la legalización del aborto?

—Lo vamos a volver a meter. Vamos a presentar un proyecto, que va en línea con la media sanción de Diputados. Es un avance dimos, porque el aborto legal es un tema que se va a tocar en la elección y quienes votaron en contra tendrán que explicar cómo van a hacer para bajar las muertes por aborto clandestino. En Diputados no necesitamos torcer voluntades. En el Senado sí, pero más que el hecho de que cambien de opinión lo que necesitamos es que haya un recambio de bancas. Nosotros vamos a tratar de que sea ley. Y que el año que viene las listas estén integradas por personas que voten por la vida y no por la clandestinidad.






Comentarios