Los altos funcionarios que circulan por los pasillos del Palacio transmiten el clima de crecientes expectativas y así dan muestras de la dimensión del evento.


La cumbre de presidentes del Grupo de los 20 modificó casi por completo los hábitos internos en la Casa Rosada, ya sea por los extremos controles de seguridad o por la creciente ansiedad de los funcionarios que siguen de cerca los encuentros bilaterales que el presidente Mauricio Macri mantiene en su despacho con líderes mundiales.

Acceder a la sede del Gobierno nacional se convirtió en un privilegio para pocos: toda la zona se encuentra vallada y cuenta con una imponente presencia militar. Por ello, el ingreso solamente quedó habilitado para altos funcionarios, para algunos empleados y para un selecto grupo de periodistas acreditados.

La Casa Rosada cuenta con una imponente presencia militar. Foto: Federico López Claro.

La Casa Rosada se encuentra vallada. Foto: Federico López Claro.

En las próximas horas, los despachos de la Casa Rosada serán testigos de cumbres clave que mantendrá el presidente Macri con varios de los principales líderes mundiales que participarán en la Argentina del foro internacional denominado G20.

Los altos funcionarios que circulan por los pasillos del Palacio transmiten el clima de crecientes expectativas y así dan muestras de la dimensión del evento, que ya es considerado el encuentro político más importante de la historia Argentina.

Macri ya abrió formalmente su agenda en la Casa Rosada al reunirse con las máximas autoridades de la Unión Europea: el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Pasadas las 11:20, llegó al lugar en uno de los helicópteros oficiales la primera dama Juliana Awada, para acompañar a Macri durante la reunión bilateral que mantendrá con su par francés, Emmanuel Macron, y su esposa, Brigitte Marie-Claude.

La actividad oficial del Presidente continuará por la tarde, cuando reciba al titular del Consejo de Ministros de la República Italiana, Giuseppe Conte. Macri también mantendrá una bilateral privada con el mandatario italiano, en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada.

Finalmente, a las 20, el Jefe de Estado argentino cenará con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien llega al país con la promesa de inversiones para el sector minero. Además, durante la reunión ambos mandatarios podría conversar sobre el acuerdo de libre comercio que podría firmar ese país con los Estados Unidos y México.






Comentarios