Minutos antes de la decisión del club, el presidente de Conmebol había asegurado que el partido se jugaba a las 17. 


Según se conoció y se informó minutos después del mediodía, Boca solicitó suspender la “superfinal” y pidió que se apliquen “las sanciones correspondientes” a River por el ataque al micro oficial. Y agrega otro dato que pone más tensión a la situación: exige que se aplique el artículo 18 del reglamento de disciplinario de la Conmebol, lo que estipula sanciones para el club responsable de hechos de violencia (en este caso River), que van desde advertencias hasta la descalificación de la competencia.

El comunicado y la petición oficial se realizó luego del control médico al que fue sometido Pablo Pérez. La decisión del club xeneixe se tomó tras llegar a un acuerdo entre la dirigencia, el cuerpo técnico y el plantel. “El Club Atlético Boca Juniors realizó este domingo una presentación formal ante la Conmebol para solicitar que la final de la Copa Libertadores se pueda disputar en condiciones de igualdad, tal como acordaron los presidentes de la entidad sudamericana, de Boca y de River, en el acta que firmaron el sábado en el Monumental”, dice el comunicado oficial.

También hace un repaso de lo ocurrido durante la tarde del sábado, tras la agresión al micro de Boca, y recuerda que en el documento firmado entre Daniel Angelici, Rodolfo D’Onofrio y Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, “se estableció como prioridad que el partido pueda ser disputado en igualdad de condiciones”.

“Luego de los hechos de violencia sufridos en las inmediaciones del estadio, de haber constatado la magnitud y gravedad de los mismos y las consecuencias que han generado en el plantel, Boca considera que esas condiciones no están dadas y solicita la suspensión del partido, así como la aplicación de las sanciones correspondientes previstas en el Artículo 18, para que la Conmebol actúe en consecuencia”, finaliza.

Conmebol, por su parte, deberá expresarse en las próximas horas y deberá resolver si se juega o no a las 17 como estaba previsto. 

Qué dice el artículo 18

“El artículo 18 del Reglamento Disciplinario de la Conmebol estipula una serie de posibles sanciones para los clubes responsables de alguna infracción.

Según esa norma, los castigos posibles son varios, desde lo más leve a lo más duro. Así, habla de advertencia; reprensión, amonestación o apercibimiento; multa económica, que nunca será inferior a U$S100 ni superior a U$S400.000; anulación del resultado de un partido; repetición de un partido; deducción de puntos; obligación de jugar un partido a puertas cerradas; cierre total o parcial del estadio; prohibición de jugar un partido en un estadio determinado; y obligación de jugar un partido en un tercer país.

Además, establece como posible castigo la descalificación de competiciones en curso y/o exclusión de futuras competiciones; retirada de un título o premio; retirada de licencia y prohibición de venta y/o compra de boletos.

Según se señala, los órganos judiciales podrán imponer una o varias de las sanciones expuestas en el numeral anterior por la comisión de una misma infracción”, informó Clarín.

a.






Comentarios