Después del hallazgo del submarino, los familiares reclaman que no quede en el fondo del mar, y que traigan los restos de los tripulantes a tierra firme para darles sepultura. 


Desde que se conoció la noticia del hallazgo del submarino, un grupo de familiares de la tripulación del ARA San Juan se instaló desde la madrugada frente a la Base Naval local en Mar del Plata, a la espera de un parte oficial que el propio jefe de la sede, el capitán de navío Gabriel Attis, dio primero a otros deudos alojados en un hotel céntrico.

Enojados, esos familiares reclamaron: “de acá salieron vivos y acá tenían que llegar, acá tienen que darnos las respuestas que pedimos”. Así quedó de manifiesto el malestar que sienten hacia el Gobierno y la Armada.

Camila Mereles, familiar de Gabriel Alfaro, tripulante del ARA San Juan, esperando información frente a la base Naval. (AP)

“Queremos que nos traigan a nuestros familiares, si hay polvo en el submarino, que nos traigan polvo”, afirmó a La Nación Viviana, esposa del suboficial Alberto Arjonia, acompañada de varios de sus parientes que pedían por un encuentro cara a cara con el jefe de la unidad militar.

Es que, mientras el objetivo anterior era lograr que la búsqueda continuara y se intensificara hasta hallar el submarino, ahora los familiares tienen una nueva meta: lograr el rescate de los restos de los 44 tripulantes.

El emotivo mensaje de los familiares del ARA San Juan tras el hallazgo del submarino (WEB).

Los familiares no quieren conformarse con fotos o con la notificación de que solo queda polvo. “Que saquen presupuesto de donde sea, que se lo pidan a sus camaradas, pero hay que traer a los 44”, decían anoche.

De algún modo, ahora se vuelve a foja cero. El submarino fue encontrado, pero desde este momento hace falta, para los familiares, comenzar un nuevo operativo; el que logre traer a la superficie lo que queda de él.






Comentarios