Es una de las más graves tragedias causadas por lluvias en los últimos 25 años en España. El tenista Rafael Nadal ayudó a los damnificados.


Diez personas murieron y un niño de cinco años sigue desaparecido en la isla de Mallorca, uno de los principales destinos turísticos de España, debido a las inundaciones causadas por las persistentes lluvias torrenciales. El siniestro provocó además cuantiosos daños materiales.

El agua arrastró vehículos y causó destrozos en el interior de las viviendas, dejando barro y plantas a su paso. Se trata de una de las tragedias más graves causadas por lluvias en los últimos 25 años en España.

(Foto: Enrique Calvo/REUTERS)

El menor que permanece desaparecido iba con su madre en un auto cuando fueron sorprendidos por el agua en Sant Llorenç, la localidad de la zona más perjudicada. La mujer murió, aunque antes pudo salvar a otra hija, de unos ocho años.

Unas 630 personas entre militares, policías, bomberos, psicólogos y personal de emergencias trabajan sobre el terreno en la zona afectada. Mientras tanto, cinco rutas se mantienen cortadas, un puente se derrumbó y otro resultó dañado.

El tenista español Rafael Nadal, número uno del mundo, colaboró con la limpieza de inmuebles de Sant Llorenç y ofreció las instalaciones de su centro deportivo de Manacor para “todos los afectados que necesiten alojamiento”, según comunicó en las redes sociales.

Mientras tanto, el gobierno regional balear decretará tres días de duelo y pedirá al Ejecutivo español la declaración de zona catastrófica.

​Mirá las imágenes de la catástrofe:

(Foto: Enrique Calvo/REUTERS)

(Foto: Enrique Calvo/REUTERS)

(Foto: Francisco Ubilla/AP)

Rafael Nadal (Foto: Francisco Ubilla/AP)

(Foto: Clara Margais/DPA)

(Foto: Cati Cladera/EFE)




Comentarios