En una carta, Francisco admitió que "no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando".


A través de una carta abierta “al Pueblo de Dios” publicada este lunes por la Santa Sede, el Papa Francisco pidió perdón por los escándalos de abusos sexuales a menores dentro de la Iglesia católica. “No mostramos ningún cuidado por los más pequeños, los abandonamos”, aseguró.

El Sumo Pontífice admitió que el dolor de las víctimas “durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado”. En el mismo mensaje, destacó la relevancia de admitir y condenar los hechos, y dijo que los católicos laicos deben implicarse en los esfuerzos para eliminar abusos y encubrimientos.

“No mostramos ningún cuidado por los más pequeños”, dijo Francisco.

“Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”, afirmó Francisco.

El escrito “al Pueblo de Dios” es un documento que no suele utilizarse, y en este caso sale a la luz después de que se hiciera público un informe con los nombres de más de 300 sacerdotes que abusaron de menores en Estados Unidos.

“Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de velar y cuidar a los más vulnerables”, sentenció.




Comentarios