Fue a través de la línea que habilitó el Ministerio de Seguridad para recuperar la plata de la corrupción.  


Hubo 556 llamadas al 134 en menos de 12 horas. Se trata de la línea telefónica que habilitó el Ministerio de Seguridad para aquellos que puedan aportar datos sobre los casos de corrupción mencionados en los cuadernos K. Además, ofrecen una recompensa de hasta dos millones de pesos.

Del total de las llamadas, sólo 70 personas aportaron información sustancial, por lo que esos casos serán derivados a la Justicia.

“El objetivo es que toda aquella persona que pueda dar información fehaciente de dinero, propiedades, testaferros, personas que saben que son cosas del pueblo que están en manos de corruptos puedan volver a la gente, porque eso se va a convertir en hospitales o equipamientos para las fuerzas de seguridad”, manifestó Patricia Bullrich. 

Y agregó: “Si se comprueba o esa propiedad tiene un testaferro, que fue comprada por uno de los tantos corruptos que tiene el país, al momento de la comprobación se hace un acuerdo con el fiscal y ese bien es tomado por la causa, por el Estado en la Justicia y se le paga a la persona el 5% del valor o hasta 2 millones de pesos“.

Esta medida se corresponde con la investigación en torno a los manuscritos de Oscar Centeno, exchofer de Roberta Baratta, en los que da detalles de fechas y lugar sobre el supuesto pago de coimas de empresarios a exfuncionarios del kirchnerismo.




Comentarios