El primo de Mauricio Macri admitió que pagó aportes electorales en dólares a exfuncionarios del kirchnerismo.


Angelo Calcaterra tomó la decisión de presentarse ante la Justicia y asumir la responsabilidad desde el momento en el que detuvieron a Javier Sánchez Caballero. Es que su exmano derecha en Iecsa apareció en “Los cuadernos de las coimas” y Calcaterra afirmó ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli que Sánchez Caballero le entregó dinero a los hombres cercanos a Julio De Vido “por orden suya”.

“Me parecía muy injusta la situación de Javier (Sánchez Caballero). Es un tipo de primera, un intachable. El sábado hablé con el Presidente y le conté. El me preguntó por qué lo hacía si yo no figuraba en los cuadernos. Le dije que era mi responsabilidad“, explicó Calcaterra en diálogo con Clarín.

Además, reconoció que Roberto Baratta le pedía dinero: “Me llamaba directamente a mí y me decía: “tenés que poner la plata para la campaña”. Por eso estamos en los cuadernos en el año 2013 y 2015, los años de campaña”.

Y agregó: “Decidimos poner el dinero para que aflojaran con la presión. No tenía margen para negarme. En 2013 estaba en la oficina tomando rivotril, transpirando para ver cómo pagaba los sueldos con 5.000 personas a cargo y bancos que no nos prestaban. Iecsa era todo mi capital y estaba en una situación desesperante. No soy de los que cierran la empresa, la mandan a la quiebra y se van a Bahamas”.

También, explicó el motivo por el que Sánchez Caballero aparece tantas veces en los cuadernos de Oscar Centeno, el exchofer de Baratta. “No podía entregar la plata de una sola vez. Iba por parte, en dos o tres semanas la completaba. No tenía ni tengo cuentas afuera, ni plata afuera. Ahora que vendí la empresa tengo plata propia y la tengo acá en la Argentina, nunca tuve una off shore”.

Por último, hizo referencia a la licitación del soterramiento del Sarmiento: “Fue una competencia muy dura y ganamos la licitación en 2007 un consorcio en el que participamos 30% Iecsa, 30% Odebrecht, 30% Ghella que es experta en túneles y 30% la española Comsa, experta en ferrocarriles. Financiaba Credit Suisse y se adjudica. Pero al poco tiempo, Kirchner saca el decreto 2227 que cambia el financiamiento y luego José López nos dice que Odebrecht va a crecer al 50% en el consorcio y todos tenemos que quedar como socios pasivos en menor proporción. El financiamiento fue del BNDS de Brasil y aparecen una serie de sociedades con transferencia de fondos que están en la causa. La obra nunca arrancó durante el gobierno anterior. En diez años nunca se hizo nada”. 






Comentarios