El plazo para tratar ese pedido judicial en el recinto de la Cámara alta vence el próximo martes. Cambiemos no pediría una sesión para debatirlo.


Cristina Kirchner podría salvarse del desafuero como senadora de la Nación, porque el plazo para tratar ese pedido judicial en el recinto de la Cámara alta vence el próximo martes y Cambiemos no tiene previsto pedir una sesión para debatirlo.

El 5 de diciembre pasado el juez federal Claudio Bonadio le solicitó al Congreso que la expresidenta fuera desforada para poder ser investigada y arrestada en el marco de la causa por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA, investigación que había iniciado el fiscal Alberto Nisman.

Bonadio, enemigo declarado del kirchnerismo, considera a la líder del Frente para la Victoria artífice de un plan para fabricar la inocencia de los ciudadanos iraníes acusados de haber perpetrado el atentado a la AMIA, mediante el Memorándum de Entendimiento con Irán firmado en 2013.

Según la ley de Fueros, los pedidos de desafuero deben ser girados a la comisión de Asuntos Constitucionales, que tiene un plazo de dos meses para analizarlos y emitir dictámenes, mientras que para un pronunciamiento en el recinto ese plazo es de seis meses, con o sin dictamen.

Ese plazo vence dentro de cuatro días, de modo que la expresidenta peronista está a las puertas de anotarse una victoria política.

Pedido abstracto

En Cambiemos argumentan que el tema tarifas se les vino encima en la agenda pero, sobre todo, el hecho de que otros procesados en la causa, como Carlos Zannini y Luis D’Elía, ya fueron dejados en libertad por el Tribunal Oral Federal 8, instancia superior a la de Bonadio. De modo que el pedido de desafuero,a su entender, devino abstracto tras estas excarcelaciones.

Por otra parte, el oficialismo se enfrentaba en el Senado a una férrea postura en contra del jefe del interbloque Argentina Federal, Miguel Pichetto, quien sostiene que el desafuero a un senador es procedente cuando sobre él pesa una sentencia firme. Cristina está procesada, no condenada.

Con ese argumento, Pichetto defiende al senador y también expresidente de la Nación Carlos Menem, quién sí está condenado a prisión por contrabando, pero su condena no está firme.

En diciembre, Pichetto había subrayado que Cristina, que no está condenada en ninguna causa judicial: “Estuvo siempre cumpliendo los requisitos de la Justicia, acaba de asumir su banca y no hay riesgo de fuga”, había dicho el rionegrino.

Por otra parte, para el desafuero de un senador o un diputado de la Nación se requieren los dos tercios de los votos de los presentes en el recinto. Cambiemos tiene 25 de los 72 senadores. Si estuvieran todos presentes, se necesitarían 48 votos a favor de la quita de inmunidades. Ese número es imposible de conseguir para este asunto.

Es decir que la líder de Unidad Ciudadana no irá a la cárcel, porque desde que fue electa senadora por la provincia de Buenos Aires, el 22 de octubre pasado, tiene fueros parlamentarios de opinión y arresto.




Comentarios