El juez Consentino afirmó que así se podrán mantener los puestos de trabajo y la oferta de bienes y servicios.


El juez en lo Comercial Javier Cosentino, responsable de llevar adelante el concurso preventivo de Oil Combustibles SA (OCSA), abrió este miércoles el salvataje de la empresa, un proceso conocido como cramdown.

Ante la posibilidad de la quiebra del principal activo del Grupo Indalo, los administradores Oil Combustibles, Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre, presentaron la semana pasada un pedido de apertura del salvataje, lo cual impediría que los acreedores se queden con una empresa que no puede pagar sus deudas.

​Aunque esta figura no está contemplada para casos de supuesto fraude, los administradores solicitaron que el juez comercial lo habilite. “La ausencia de presentación de tales conformidades no implica de manera indefectible e inmediata la quiebra para ciertos deudores concursados, sino el ingreso en el procedimiento de salvataje que tiene por objeto permitir la reorganización de la empresa sin liquidación manteniéndola en actividad en el mercado“, explicó el magistrado.

En tal sentido, sostuvo que el salvataje “resulta de toda conveniencia en tanto se protegen las fuentes de trabajo, se continúa con la oferta de bienes y servicios atinentes al giro propio empresarial con todos los beneficios directos e indirectos que acarrea ello para la sociedad en general y para el Estado”.

Asimismo, Cosentino planteó que la medida resultará en “beneficio de los acreedores, quienes en mayor o menor medida suelen ver frustrado el cobro de sus créditos en la quiebra” y consideró que es “una aplicación más del principio de conservación de la empresa”.

Aunque la AFIP, integrante del comité de acreedores, opinó que “no se advierte otra opción que la quiebra directa”, Cosentino sostuvo que Oil Combustibles “se encuentra en condiciones de acceder al salvataje”, por lo que dispuso “la apertura de un registro en el expediente por siete días” para que los interesados en la adquisición de las acciones “se inscriban en los términos establecidos”.

Con el salvataje en marcha, el juez ordenó extender la intervención de la empresa hasta que este finalice. En tanto, la empresa deberá presentar un detallado plan de gestión del negocio y un informe sobre la compañía, según informa Clarín.




Comentarios