El mandatario afirmó: "nosotros fuimos los únicos que creímos en la victoria de Trump". Y no descartó visitar al flamante presidente norteamericano. 


El presidente ruso, Vladímir Putin, aprovechó su tradicional rueda de prensa anual para fustigar a la saliente administración estadounidense de Barack Obama y ofrecerle un diálogo al inminente presidente electo Donald Trump, no sin antes desestimar su anuncio de que reforzará el ala nuclear de las fuerzas armadas en su país.

Putin no se privó de meterse en la política interna de Estados Unidos, cuando acusó al saliente Obama de dividir a la nación estadounidense por llamar a los electores a no ratificar la victoria del republicano Trump. Fue la más agria despedida a un mandatario estadounidense desde el Kremlin en muchos años.

No contento con ello, señaló que el Partido Demócrata terminó perdiendo hasta en el colegio electoral y afirmó que Obama y Hillary Clinton buscan “culpables en el exterior” porque “pierden en todos los frentes”.

“Nadie, salvo nosotros, creía en la victoria” (de Trump), subrayó Putin. El presidente ruso aseguró que Donald Trump, al igual que el Kremlin, era afín a los “valores tradicionales”. Y no descarta visitarlo en Estados Unidos. “Si (Trump) me invita, por supuesto que iré” dijo, pero no precisó fecha, según informó la agencia Europa Press.





Comentarios