La Sindicatura General de la Nación señaló que "presenta falencias".


Un organismo del Poder Ejecutivo auditó el sistema que sortea y adjudica las causas a los juzgados, y señaló que el mecanismo informático “presenta falencias” y que “no alcanza un nivel de madurez suficiente en concordancia con la criticidad de su función”.

La Sindicatura General de la Nación (Sigen), el organismo de control que supervisa a las dependencias del Poder Ejecutivo, realizó una auditoría especial sobre el funcionamiento del Sistema de Gestión Judicial, conocido como Lex 100, que define mediante un algoritmo en qué juzgado recaen las denuncias judiciales.

La auditoría fue encargada por el propio Consejo de la Magistratura luego de que la jueza federal María Servini de Cubría elevara al Consejo y a la Corte Suprema una pesquisa técnica que detectó vulnerabilidades en el bolillero electrónico en el marco de una causa penal. Si bien no hay evidencias de manipulación en la designación de causas, se evidenciaron debilidades técnicas que atentan contra la fiabilidad del sistema.

El Lex 100 realiza sorteos en base a la compensación de carga de trabajo, haciendo que ingresen al bolillero los juzgados con menor stock de causas, según detalla La Nación.

De acuerdo a un sumario del informe de la Sigen, el sistema “puede tener un riesgo debido a que determinados perfiles cuentan con la posibilidad de ver el estado de un bolillero en un momento dado, lo que permite contar con información para la predicción del resultado del próximo sorteo”.

Asimismo, el informe señaló que la Sala de Servidores muestra “puntos ciegos en el circuito cerrado de TV y la ausencia de una alarma para el caso de que la puerta de ingreso quede abierta”. “La documentación del sistema no ha recibido actualizaciones desde que se recibió el software del proveedor” por lo que los documentos se encuentran desactualizados, agrega.

Por otra parte, el sistema prevé que haya seis juzgados de turno por cada quincena, en un cronograma fijado de antemano al inicio del año judicial. “Es posible modificar el cronograma de turnos preestablecido mediante la Asignación de Turnos Manual. No existe un procedimiento de revisión del mismo que pueda detectar cambios que no se correspondan con la grilla definida. Esto genera riesgos que afectan la transparencia del proceso”, sostuvo la Sigen.




Comentarios