El conservador fue investido este domingo por segunda vez como mandatario del país. 


El conservador Sebastián Piñera Echenique, de 68 años, fue investido este domingo por segunda vez como presidente de Chile en una ceremonia solemne celebrada en la sede del Congreso, en el puerto de Valparaíso.

“Sí, juro”, dijo con voz firme Piñera cuando el presidente del Senado, el socialista Carlos Montes, le dirigió la pregunta de rigor con la fórmula: “Juráis o prometéis desempeñar fielmente el cargo de presidente de la República, mantener la libertad de la nación, resguardar la Constitución y las Leyes?”.

Piñera ingresó al recinto para jurar como presidente minutos antes de las 12, en medio de vítores y aplusos, mientras se dirigía al estrado. Sólo se detuvo a saludar a su esposa, Cecilia Morel, y luego, tras un saludo cordial con Bachelet se colocó a su izquierda para comenzar el acto.

Luego del juramento de rigor, la presidenta saliente, Michelle Bachelet, le entregó la banda presidencial a Carlos Montes, quien procedió a colocársela a Piñera.

Bachelet puso la nota de humor de la ceremonia al preguntarle a senador, que titubeó al intentar colocar la banda a Piñera, “¿Te ayudo, Carlos?”, lo que provocó risas entre los dirigentes que estaban más próximos a la escena.

Tras el breve episodio, que sirvió para distender la solemnidad del acto, la mandataria saliente colocó en la banda la piocha de O’Higgins, uno de los símbolos del mando, completando el ritual.

Ambos mandatarios eligieron para esta ceremonia el color azul. Traje azul marino para el mandatario entrante y un tono azul oscuro, aunque un poco más claro, y con ribetes blancos, para la mandaria saliente.

A la ceremonia asistieron, además del presidente Mauricio Macri, otros seis presidentes y jefes de Estado, todos ellos de países americanos, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, el de México Enrique Peña Nieto, el brasileño Michel Temer, el ecuatoriano Lenin Moreno, el máximo mandatario de Honduras Juan Orlando Hernández y el boliviano Evo Morales.

Antes de tomar posesión del cargo, Piñera mantuvo una breve reunión con Mauricio Macri en el Palacio de Cerro Castillo, en la que, tras charlar distendidamente, abordaron el tema del futuro intercambio energético entre ambos países.





Comentarios