El encuentro se disputará el 25 de enero en el Joao Havelange de Río de Janeiro y la recaudación será brindada íntegramente a los familiares de los fallecidos en la tragedia. 


Las selecciones de Brasil y Colombia jugarán el 25 de enero un partido amistoso en Río de Janeiro a favor de las víctimas de la tragedia aérea del club Chapecoense, según informó hoy la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

El cruce tendrá lugar en el estadio Nilton Santos de la ciudad carioca, más conocido como “Engenhao”.

Según la CBF, la recaudación será entregada a los familiares de las víctimas del accidente aéreo en que murieron 71 personas a finales de noviembre en Colombia, entre ellos gran parte de la plantilla del club de Primera División brasileña Chapecoense.

“Es un partido organizado por un motivo muy específico y espero que podamos ayudar a esas familias que tuvieron una pérdida tan grande”, explicó el coordinador de selecciones brasileño, Edu Gaspar.

El mayor astro brasileño, Neymar, así como otros futbolistas brasileños que militan en el extranjero, no serán de la partida, según explicó luego Gaspar.

La elección del “Engenhao” dejó fuera, por otra lado, al mítico estadio Maracaná de Río como escenario para el Brasil-Colombia, un partido convertido en los últimos años casi en un nuevo clásico del fútbol sudamericano.

“Llegamos a la conclusión de que el estadio Nilton Santos ofrece mejores condiciones y exigirá una estructura de operación menor y más eficiente”, dijo el director de Competiciones de la CBF, Manoel Flores.

Fuente: DPA





Comentarios