Las autoridades habían informado que eran 41 los fallecidos pero hicieron un nuevo recuento en las últimas horas.


Si bien en un principio las autoridades informaron que eran 41 las personas muertas en un gigantesco incendio que destruyó un hospital en Corea del Sur, el peor registrado en ese país en los últimos diez años, luego rectificaron sus dichos y aclararon que son 37 los fallecidos.

La National Fire Agency explicó en un comunicado que hizo una doble revisión a la baja de los fallecidos, primero estableciéndolos en 39 y luego en 37, debido algunos errores de conteo. Hay 12 heridos, de los cuales 4 están graves.

Esta catástrofe enluta al país asiático a pocas semanas de la llegada a Corea del Sur de miles de atletas y turistas para los Juegos Olímpicos de invierno, los cuales se celebrarán en la ciudad de Pyeongchang.

Las autoridades reconocieron que el hospital de Miryang, una ciudad de 115.000 habitantes en el sureste de Corea del Sur, no disponía de un dispositivo contra incendios automático.

Se trata del segundo incendio importante en un mes en Corea del Sur, donde en los años de desarrollo que le permitieron convertirse en la undécima economía mundial, muchas infraestructuras se construyeron en forma acelerada, menospreciando a veces las reglas de seguridad.






Comentarios