Esta técnica es más útil que aplaudir a la hora de reunir a los hijos con sus padres.


El que los chicos se pierdan en la playa y luego sean encontrados con aplausos no es algo nuevo. Pero recientemente, en Brasil ocurrió un episodio que demostró una forma más efectiva de poder reunir a los padres con sus hijos.

En una playa del municipio costero de Ubatuba, en Sao Paulo, un niño no lograba encontrar a su familia tras pasar un rato en el mar. Afortunadamente, fue encontrado por un hombre que no solo comenzó a aplaudir con el resto de la gente, sino que también empezaron a gritar su nombre.

En segundos, la playa entera estaba gritando “Pedrito” y allí apareció la madre. El momento fue grabado el 31 de diciembre en el balneario Perequê Açu por una turista que, sorprendida por la nueva estrategia, decidió filmar el episodio.

“Escuchamos los aplausos y primero pensamos que se trataba del cumpleaños de alguien pero después vi a un hombre con un chico perdido. Tardó 10 minutos en encontrar a su mamá“, relató.




Comentarios