El mismo abarcaría una cifra mensual en dólares y el pago de otros servicios, para ella y para su hija, Matilda. Lo extraño es que se habría firmado tres años antes del nacimiento de la bebé.


En la tarde del miércoles, Celina Rucci contó en Incorrectas (América) los detalles de un supuesto acuerdo económico que habría desde 2014 entre Luciana Salazar y Martín Redrado. De cara al enojo de la modelo por haber salido en la misma página de una reconocida revista que el economista, y su amenaza de “contar todo”, la panelista sacó a la luz un contrato que abrió muchas incógnitas.

El nuevo cruce entre la expareja se dio luego de que ambos coincidieran en Punta del Este, Uruguay. Al verlos en los mismos eventos, la prensa indagó por una posible reconciliación y Luli dejó en claro que la relación entre ambos no está en su mejor momento.

Respecto a lo que tendría para contar la exparticipante del Súper Bailando (El Trece), Rucci adelantó: “El acuerdo es netamente económico. A lo largo de los años se fue actualizando. Implica a Redrado y a los hijos de Redrado”.

Según , reveló la “vayaina” a Moria Casán, el expresidente del Banco Central le pagaría mensualmente a Luciana una cifra de 10 mil dólares. “Al cambio actual, serían 800 mil pesos mensuales”, detalló la panelista, apelando a la cotización del día del dólar blue, lo que desató una revolución en el resto del panel.

El misterioso encuentro de Martín Redrado y Luciana Salazar en Nordelta (Foto: Twitter/ @liopecoraro)

Pero eso no sería todo, de acuerdo a lo que leyó en pantalla la conductora, Redrado también debería hacerse cargo del alquiler de la casa de Nordelta (que oscilaría en 3500 dólares mensuales) en la que ella y su hija viven, de la obra social y la educación primaria y secundaria de la niña, en un colegio privado.

El misterioso encuentro de Martín Redrado y Luciana Salazar en Nordelta (Foto: Twitter/ @liopecoraro)

Lo que más llamó la atención es que este acuerdo fue firmado en diciembre de 2014, momento en el que Luciana y Redrado estaban juntos y tres años antes del nacimiento de Matilda. Otro punto que abrió más preguntas fue que “en caso de que Redrado muera, los hijos de él se tendrían que hacer cargo de este pacto”.

Pese a que la modelo niega rotundamente que el economista sea el padre de su hija, ella se muestra enojada por algo con su expareja y amenaza con contar un secreto, sin embargo, todavía no se animó a hablar.




Comentarios