El participante del Bailando contó que la familia dio la autorización para inducir el coma del actor y comediante de 83 años.


Santiago Bal (83) está internado y muy grave, por eso su hijo Fede Bal se mostró muy emocionado en distintos medios, donde contó detalles de la situación que atraviesa la familia. “Hace mucho tiempo que nos preparamos para este momento. Está viviendo unas horas muy difíciles papá: tiene los pulmones comprometidos, el único riñón que tiene lo tiene muy mal, tiene una trombosis en las piernas, sin nada de fuerza”, detalló Fede.

Ayer a la noche me pidieron el OK para inducirlo a un coma farmacológico porque ya no está respirando”, adelantó en “Hay que ver”.

“Despedir a un papá nunca es fácil y me toca ahora”, dijo. “Está en manos de Dios. Es más el pensamiento de preguntarse a qué precio quiere seguir vivo. Siento que lo mejor es que de a poco se vaya y que tenga paz”, dijo.

A la noche en el Bailando, Fede recibió la simpatía de Marcelo Polino y los demás compañeros de trabajo. En la devolución, el jurado le dedicó emotivas palabras: “yo estuve en ese lugar”, le dijo, y le dio su voto.

Al borde del llanto, Fede contó en la pista cómo atraviesa este duro momento personal. “Hoy lo único que queda es rezar por papá, está muy deteriorado. Entró en un cuadro donde ya no podía respirar”.

“Si sale de esta tampoco es vida cómo estaba. Nosotros vamos a estar bien, nos dio una familia hermosa, ya es momento que él se ocupe de él y me parece que ocuparse de él también es irse, así que gracias a todos por aguantarme”, dijo Bal entre lágrimas y provocó la emoción de todos en el piso y en el público.




Comentarios