La presidenta interina de Bolivia y el autoproclamado presidente de Venezuela dijeron que ambas naciones tienen "los mismos objetivos".


La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y el autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, hablaron este sábado de un futuro nombramiento de embajadores y del efecto en la región de la renuncia de Evo Morales.

El contacto se efectuó mediante una videollamada gestionada por el Palacio de Gobierno en La Paz, que duró unos catorce minutos.

Esperamos en los próximos días designar representantes diplomáticos ante Bolivia, celebramos que haya cortado de tajo relaciones con el dictador“, dijo Guaidó a Áñez en referencia al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en el contacto que se transmitió por el canal estatal Bolivia TV.

Además, el asambleísta reconocido por más de 50 países como presidente de Venezuela destacó que el proceso que llevó a la renuncia a Evo Morales el pasado domingo “ha sido fuente de inspiración” para lograr cambios democráticos.

Juan Guaidó en las manifestaciones en Caracas (Foto: CRISTIAN HERNANDEZ/AFP)

Este ejemplo que están dando (los bolivianos) no es una brisita, sino un gran huracán de democracia para liberar no solamente a Venezuela, sino también a Cuba“, dijo Guaidó a la presidenta interina boliviana.

Por su parte, Áñez se refirió al proceso que actualmente sigue Venezuela y aseguró que ambas naciones tienen “los mismos objetivos”.

“Evo Morales ha dejado una estructura de violencia que nos está afectando a todos”, dijo Áñez en relación a los últimos enfrentamientos en la región boliviana de Cochabamba, que este viernes dejó al menos nueve muertos y 115 heridos.

El Gobierno de transición de Bolivia ha anunciado algunos cambios en política exterior como el corte de relaciones con el Gobierno de Maduro y la salida del país de bloques como la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Morales renunció el pasado domingo luego de que las Fuerzas Armadas lo presionaran para que dimitiera. Al día siguiente viajó a México en condición de asilado y sostuvo que ocurrió un “golpe de Estado” que “se consumó” luego de que la senadora opositora Áñez asumiera la Presidencia interina de Bolivia en una sesión legislativa sin quórum.




Comentarios